*De acuerdo a versiones de la Fiscalía, Vianey “N”, en complicidad con Anhuar Esaú “N”, robó apuñaló y quemó a su señor padre, el general retirado Ernesto Ortíz Ramírez de 86 años y a su madre, la coronela retirada, Maribel Becerra Saavedra de 62 años

Boletín. Tepic, Nayarit. 13 de diciembre de 2021.- Carpeta de Investigación: NAY/TEP-III/CI/2780/2021.

Delito: Homicidio Calificado, feminicidio y Delito vinculado con desaparición de personas Víctima: Maribel Becerra Saavedra (62 años- coronela retirada) y Ernesto Ortiz Ramírez (86 años general-retirado).

Imputados: Vianey Ernestina “N” y Anhuar Esau “N”.

Al ser un asunto de interés público la Fiscalía General emitió el siguiente comunicado:

El día lunes 06 de diciembre del presente año se inició carpeta de investigación en la cual se denuncia la desaparición de la señora Maribel “n” y el señor Ernesto “n”, ambos militares retirados, con grados de coronel y general respectivamente, los cuales habitaban solos en su domicilio en el fraccionamiento Insurgentes de esta ciudad, la denuncia es presentada por la sobrina de estos con quien mantenían una estrecha relación, manifestando en un primer momento que el último día que tuvo contacto con ellos fue el día sábado 4 de diciembre, para posterior a ello variar su versión y referir que en realidad había sido el día domingo 5 de diciembre.

En las primeras investigaciones realizadas por la Fiscalía General del Estado de Nayarit, se practicó un cateo en el domicilio de las víctimas, el cual se encontró sin daños en chapas ni ventanas, todo al interior se encontraba ordenado y aparentemente limpio, al aplicar reactivo “bluestar” en el interior del domicilio para tratar de encontrar restos de sangre, este permitió detectar luminiscencia tanto en la recámara principal, así como en el baño de la misma, baño de visita y en algunos franelas que se encontraron, y en el tapete de entrada a la casa, además en la sala se detectaron huellas de arrastre.

Al no encontrar daños en el inmueble en sus cerraduras, ni lugares de acceso, se decidió indagar en el círculo cercano a las víctimas que tenían fácil acceso al domicilio, siendo dos hijas, quienes tienen sus domicilios en la colonia Lindavista y en la colonia Jazmines de esta ciudad, en el primero de los citados no se encontraron indicios relevantes, sin embargo en el segundo de los domicilios que es habitado por la mayor de las hijas de las víctimas y dos jóvenes más, siendo un hombre y una mujer esta menor de edad, en este lugar se encontraron diversos indicios como prendas de vestir con manchas, algunas de ellas calcinadas, se encontró también un cuchillo con restos de lo que parecía ser sangre, así como un vehículo del cual se solicitó su aseguramiento siendo un Spark color blanco en cuyo interior se encontraron también rastros de lo que podía ser sangre, que al ser procesadas dichas muestras confirmó esta teoría.

A la par y en la búsqueda de las víctimas, se localizaron dos cuerpos sin vida hacia donde se encuentra el estadio Arena Cora de esta ciudad en una brecha cercana, los cuales estaban completamente calcinados, siendo trasladados al servicio médico forense, logrando obtener sus perfiles genéticos, los cuales fueron comparados con los perfiles de los familiares directos de las víctimas desaparecidas, arrojando que en efecto esos cuerpos correspondían a la coronela y el general en retiro, reportados como desaparecidos.

Los perfiles genéticos de los cuerpos sin vida, se compararon con los distintos indicios biológicos encontrados en el domicilio de la hija de las víctimas, arrojando que en efectos esos indicios tienen sangre de la coronel y el general.

De las investigaciones se recabó la entrevista de la joven que habitaba en la colonia Jazmines junto con Vianey que es la hija de las víctimas, joven que narra que el día domingo 5 de diciembre tanto ella, como Vianey y el joven que habita con ellas, acudieron a visitar a los padres de Vianey a su domicilio, que estuvieron ahí con ellos platicando alrededor de las 2 de la tarde, tardando ahí cerca de media hora, para posteriormente retirarse, y que al encaminarse a la salida se dan cuenta que las víctimas salieron en su vehículo Dodge Journey oscuro, lo cual aprovecharon para regresar e ingresar a robar al domicilio entrando por las ventanas que no tenían suficiente seguridad, que al interior buscaron bienes de valor, que cerca de las 5:30 de la tarde, las víctimas regresan y entran al domicilio, donde ellos aún se encontraban, atacando Vianey a su padre en la recámara principal sometiéndolo, lo cual es observado por la coronela quien trata de intervenir, pero en ese acto es lesionada con un cuchillo por el joven masculino, inmovilizándolos en ese lugar.

Alrededor de las 8 de la noche, entre Vianey y sus acompañantes suben los cuerpos de las víctimas aún con vida a la camioneta de ellos, en la cual los trasladaron hasta a una brecha para el rumbo de estadio Arena Cora donde los tiraron, enseguida compran gasolina y la rocían sobre los cuerpos inertes aún con vida, prendiéndoles fuego hasta morir.

Posterior a ello regresan a la vivienda de las víctimas a bordo de la misma camioneta, limpian el lugar y lo dejan debidamente ordenado.

Estos ingresos y salidas al fraccionamiento donde vivían las víctimas se corroboraron con los videos de vigilancia que se obtuvieron del lugar.

El vehículo de las víctimas fue entregado por los imputados a un llantero en la Peñita de Jaltemba municipio de Compostela, vehículo que aún no ha sido localizado.

Se han practicado hasta el momento más de 60 actos de investigación, entre los que se encuentran de forma medular:

– Informes de policía, inspecciones del lugar del hecho, 4 cateos, intervenciones de comunicación, más de 20 dictámenes periciales de las áreas de criminalística, química, medicina forense, lofoscopia, más de 15 entrevistas.

De ello se obtuvo información suficiente para acreditar la participación de los imputados Vianey “n” y Anuar “n”, por lo que la Fiscalía del Estado solicitó una orden de aprehensión en su contra.

Se continúa con la investigación para fortalecer la integración de la indagatoria.

LA FISCALÍA EMITIÓ UN SEGUNDO COMUNICADO DONDE INFORMA DE LA DETENCIÓN DE LOS IMPUTADOS

Elementos de la Agencia de Investigación Criminal ejecutaron una orden de aprehensión contra Anhuar Esaú “N” y Vianey Ernestina “N”, por su probable responsabilidad penal en hechos que para la ley constituyen los delitos de homicidio calificado, feminicidio agravado y desaparición de personas, el primero cometido en agravio de una persona de sexo masculino, el segundo delito en agravio de una persona de sexo femenino, en tanto el tercero en agravio de ambas personas, quienes eran militares retirados.

Los detenidos fueron puestos a disposición del Juez de Control de Primera Instancia del Sistema Penal Acusatorio y Oral, con sede en la ciudad de Tepic, para proseguir las diligencias por ley establecidas tras las cuales se determinará su situación legal.

VIANEY PERTENECÍA A LAS ORGANIZACIONES FEMINISTAS QUE PROTESTABAN CONTRA EL FEMINICIDIO

Vianey había reportado la desaparición de sus padres, el 6 de diciembre, señalando que el 4 de diciembre habían desaparecido  y fue a las 22:36 horas que la Fiscalía del estado emitió la Alerta pidiendo a la sociedad la ayuda para localización de la pareja de militares.

El 10 de diciembre a las 21.37 horas la Fiscalía informó de la localización de la Coronela Maribel Becerra Saavedra. Sin informar aún sobre el paradero del General.

A Vianey, hija del General Ernesto Ortiz Ramírez y de la Coronela, Maribel, se le identifica como integrante de grupos feministas que protestan en contra de los feminicidios, y lo irónico es que hoy, ella es acusada de haber cometido feminicidio en contra de su propia madre, a la que quemó viva junto con su señor padre, el general, Ernesto Ortiz Ramírez.