México; viernes 17 de diciembre del 2021/agencias.- Ante el incumplimiento de Joe Biden a su promesa electoral de dar un giro a la política hacia Cuba, un número creciente de legisladores de su partido (demócrata) con ex funcionarios y expertos, están instando a la Casa Blanca a renovar la normalización de las relaciones con La Habana que se promovió cuando él era vicepresidente con Barack Obama.

Ciento catorce diputados federales demócratas –más de la cuarta parte de la Cámara de Representantes– enviaron ayer una carta a Biden en la que expresan: “apoyamos una política de compromiso diplomático que permita avanzar hacia la normalización de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba”.

“Le instamos a que adopte medidas humanitarias inmediatas –como Naciones Unidas ha propuesto en repetidas ocasiones– para suspender las regulaciones estadunidenses que impiden que alimentos, medicinas y otra ayuda humanitaria lleguen al pueblo cubano”, escribieron.

El grupo de legisladores encabezado por cuatro presidentes de influyentes comités o subcomités –James McGovern, del Comité de Reglas; Gregory Meeks, del de Asuntos Exteriores; Barbara Lee, de un subcomité de Apropiaciones, y Bobby Rush, del subcomité de Energía y Comercio– también pidieron la eliminación de una amplia gama de restricciones sobre el envío de asistencia, medicina, el traslado de remesas, como levantar las que limitan viajes a Cuba, entre otras impuestas o ajustadas por el anterior gobierno de Donald Trump.

También solicitan que Cuba sea removida de la famosa lista de “Estados Patrocinadores del Terrorismo”, como lo hizo Obama en su momento.

Subrayan: “creemos que una política de acercamiento con Cuba sirve a los intereses de Estados Unidos y del pueblo cubano. Debería conducir a un esfuerzo más amplio hacia la normalización de las relaciones entre ambos países, incluyendo el restablecimiento de diálogo diplomático a niveles superiores, así como la reposición del personal de las respectivas embajadas”.

Argumentan que “la protección de los derechos humanos en Cuba, incluido el derecho a la protesta, se consigue mejor con un compromiso diplomático que con el aislamiento unilateral, que ha demostrado ser una política fallida… Es más probable que el compromiso diplomático permita las aperturas políticas, económicas y sociales que los cubanos pueden desear, y que alivie las dificultades que los cubanos enfrentan hoy en día”. Entre otros firmantes de la carta están los mexicano-estadunidenses Raúl Grijalva, Jesús Chuy García, Verónica Escobar y Joaquín Castro.

Otras figuras influyentes del partido de Biden, incluidos ex altos funcionarios del gobierno de Obama, expertos y más, han manifestado su decepción e ira por la decisión de la Casa Blanca de mantener, hasta ahora, la política bilateral de Donald Trump, retomando la retórica estilo guerra fría hacia Cuba, y rehusar responder al rechazo casi universal al bloqueo estadunidense contra la isla.

El más veterano de los senadores, el demócrata Patrick Leahy, ex jefe del Comité Judicial, integrante del poderoso Comité de Apropiaciones y una de las voces del Congreso más influyentes en política exterior, reprobó recientemente la política de Biden hacia Cuba.