*Los magistrados electorales, Gabriel Gradilla y José Luis Brahams, se fueron sin pagar su parte de un presunto desvío de 8 millones 500 mil pesos, que le  fincó “El Chino” Benítez en 2018 al Tribunal Electoral del Estado de Nayarit (TEEN)

Por: Servio Tulio Berumen 

Tepic, Nayarit.- Lunes 20 de diciembre del 2021.- De un momento a otro, el Auditor General de la Auditoría Superior del Estado (ASEN), Salvador Cabrera Cornejo, podría ser cesado fulminantemente del cargo, ya que mientras se divertía en una pachanga, se le “pelaron” los Magistrados Electorales, Gabriel Gradilla y José Luis Brahms, sin pagar la parte proporcional que les correspondía de un presunto desvío de más de 8 millones 500 mil pesos, que le fincó el ex encargado de la ASEN, Héctor “El Chino” Benitez, en el 2018 al Tribunal Electoral del Estado de Nayarit (TEEN). 

Cabrera Cornejo, titular de la ASEN, quien fue impuesto ilegalmente en el cargo por el Notario Público Número 1 de Tepic, Daniel Saucedo Berecochea, cuñado del ex gobernador, Toño Echevarría García, “No ha servido  para nada, es un funcionario mediocre que sólo se ha dedicado a cobrar, a rascarse la panza y a tapar los millonarios robos cometidos por su patrón, el “charrito” Echevarría García”, denunciaron los sectores sociales de Nayarit. 

Cabrera Cornejo, tomó protesta del cargo el 21 de octubre del 2020, ese día el servidor público se obligó estrictamente a cumplir y hacer cumplir la Constitución y las leyes que de ella emanen, es decir, que hizo el juramento de lealtad al orden constitucional vigente. 

https://www.revistaperfiles.org/wp-content/uploads/2020/10/NUEVO-ASEN.jpg

Sin embargo, el funcionario de marras, como si se tratara de una bolsa de papas fritas, echó al cesto de la basura el juramento de lealtad a la Constitución y, desde entonces a la fecha, se ha dedicado en cuerpo y alma a dar protección e impunidad a toda la “Red de Corrupción” que operaba en el gobierno del “Cártel del Cambio”, se quejan los ciudadanos.

A tal grado,  mencionan, que el tipo a un año de haber asumido el cargo, no ha sido capaz de presentar una sola denuncia ante la Fiscalía del Estado, no obstante a que la Auditoría Superior de la Federación (ASF), le detectó un desvío de 4 mil 711 millones de pesos, al ex gobernante nayarita, Toño Echevarría García, quien por cobardía y culpabilidad, ni siquiera tuvo la valentía de pararse ante la ASF-CDMX para justificar  a dónde fueron a parar estos miles de millones de pesos.  

Prueba de ello, puntualizan las fuentes, son los resultados de la auditoría financiera 18-EA.06-AF que realizó la ASEN a la Cuenta Pública del Tribunal Electoral del Estado de Nayarit (TEEN), del Ejercicio Fiscal del 2018, donde se detectó un presunto daño o perjuicio a la Hacienda Pública por $8,507,789.70 (ocho millones quinientos siete mil setecientos ochenta y nueve pesos 70/100 moneda nacional), 

Entre las graves irregularidades que se encontraron al Tribunal Electoral del Estado de Nayarit (TEEN), se encuentran: La falta de documentación comprobatoria o justificativa de las erogaciones o deficiencias en la misma; falta o inadecuada formalización de contratos, convenios o pedidos; inexistencia o deficiencias en los controles o registros; omisión, error o presentación extemporánea de retenciones o entero de impuestos, cuotas, derechos o cualquier otra obligación fiscal y otros incumplimientos de la normativa. 

Cuando se descubrió este daño contra las finanzas del Tribunal Electoral, en 2018, el Presidente de este cuerpo colegiado, era precisamente, el Magistrado, Gabriel Gradilla, quien al igual que el Magistrado, José Luis Brahms, concluyeron sus cargos la semana pasada. 

Motivo por el cual, les hicieron un acto de despedida como si fueran los niños héroes, el problema es que en cuanto terminó el evento, estos dos angelitos se dieron a la fuga con rumbo desconocido sin pagar un solo peso de los 8 millones 500 mil pesos, que les había fincado en el 2018, el ex encargado de la ASEN, Héctor “El Chino” Benitez. 

Días antes del escándalo, la Presidenta del Congreso del Estado, Alba Cristal Espinoza, había anunciado que se iba a dignificar a la Auditoría Superior del Estado (¿?), nunca dijo en qué, hasta que se dio el incidente de los dos ex magistrados electorales. 

Como todos saben, Cabrera Cornejo, fue impuesto ilegalmente en el cargo por el Notario Público Número 1 de Tepic, Daniel Saucedo Berecochea, para proteger los millonarios desvíos del ex gobernador, Toño Echevarría García, incluso, éste le autorizó un aumento de 5 mil pesos mensuales para que le protegiera las espaldas. 

Ahora, todo mundo se pregunta: si el Auditor General de la ASEN, Salvador Cabrera Cornejo, es “Toñista”, ¿Por qué Alba Cristal Espinoza, lo sigue sosteniendo en el cargo? ¿Acaso la Presidenta del Congreso, le deberá el cargo a Toño o a Ricardo Monreal, que son la misma cochinada?

https://realidadessperiodico.com/wp-content/uploads/2021/12/3-3.jpg