• El consumo de medicamento sin prescripción médica por tiempo prolongado, pone en riesgo la salud y puede ocasionar daño grave al organismo.

Boletín. La automedicación es aquella conducta en la cual una persona ingiere un  fármaco o medicamento sin haber sido prescrito por un médico y se considera como una mala costumbre en la población, informó el coordinador de gestión médica, del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Nayarit, doctor Héctor Manuel Salinas.                                                                                                                      “Una de las conductas que se necesitan abatir o quitar, es precisamente la automedicación, sobre todo el consumo de fármacos y medicamentos antiinflamatorios, toda vez que, lo más común en las personas es consumirlos ante un dolor de cabeza o muscular”, explicó.                                                                   El médico advirtió que todos los medicamentos analgésicos y antiinflamatorios que ingieren las personas para el dolor o que los consumen en forma crónica, sin consultar a un doctor, ponen en riesgo su salud y puede ocasionar un daño grave a su organismo.                                                                                                                           El proceso de la inflamación es una reacción de defensa que el organismo pone en marcha para protegerse de las lesiones, las enfermedades o la irritación de los tejidos y eliminar elementos o productos tóxicos, pero así como la automedicación bloquea el proceso de inflamación, también está bloqueando la respuesta inmunológica de las defensas del paciente. El coordinador de gestión médica añadió que este bloqueo al sistema de defensa hace susceptible al organismo a la entrada de virus o bacterias que poco a poco van modificando el código genético de algunas células, y a la larga provoquen enfermedades crónicas e incluso desarrollar tumoraciones que ponen en riesgo la vida del paciente.                                                                                                                           Subrayó que los pacientes que se auto medican, tienen mayor tendencia a presentar sangrados que pueden ser graves, a grado tal, que ponen en riesgo su vida. Asimismo, cuando ingieren algunos antibióticos junto con los alimentos o con otros productos que producen alcalinidad, en este caso el organismo no los absorbe porque el organismo y ciertos medicamentos necesitan un PH acido para lograr la absorción.                                                                                                         “La automedicación implica que no lo utilice ni en las dosis adecuadas, ni por el tiempo necesario; que el medicamento que consume, el organismo no absorbe si no lleva las recomendaciones de cómo lo debe de tomar, y la otra situación es que si está ingiriendo varios medicamentos (prescritos y no prescritos) el efecto se bloquea o se puede potencializar su acción y presentar reacciones adversas e interacciones farmacológicas  que son dañinas para la salud.                  Finalmente, el médico hizo un llamado a los derechohabientes para que acudan a las Unidades de Medicina Familiar (UMF) o con el especialista, para que ante cualquier padecimiento, les prescriba el medicamento a las dosis adecuadas, tiempo de administración y la forma en que se debe ingerir.