De acuerdo con la CNDH, se confirmó que el joven si había sido abusado y torturado

México; lunes 10 de enero del 2022/agencias. – La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) emitió el sábado una recomendación a autoridades de Yucatán por violaciones graves a los derechos humanos de José Eduardo Ravelo Echavarría, cuya retención ilegal con excesivo uso de la fuerza en 2021 derivó en tortura y su muerte.

“Con motivo de la investigación de los hechos, la CNDH contó con elementos suficientes para acreditar violaciones graves a derechos humanos a la vida, libertad e integridad personal y seguridad jurídica, con motivo de la retención ilegal y uso excesivo de la fuerza que derivó en tortura y como consecuencia la privación de la vida de la víctima, imputables a autoridades del estado de Yucatán y del municipio de Mérida”, expuso en un comunicado.

Por ello, la CNDH consideró que la Fiscalía General de la República (FGR), atendiendo a la facultad de atracción que ejerció en la investigación, deberá continuar con la investigación a fin de que sea la autoridad jurisdiccional competente la que determine la pena.

También pidió a la fiscalía estatal coadyuvar con la FGR en la investigación iniciada por tortura.

Por otra parte, llamó a la presidencia municipal a pedir disculpas públicas a los familiares de José Eduardo Ravelo, que se repare por completo a la madre por medio de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas, y que los familiares sean inscritos en el Registro Nacional de Víctimas (Renavi).

El 28 de octubre, la FGR determinó que Ravelo Echavarría falleció por neumonía no relacionada con algún traumatismo recibido durante su detención.

La Fiscalía aseguró que recabó más de 50 testimoniales, 45 periciales de diversas materias, más de 35 informes de la Policía Federal Ministerial (PFM) y tres inspecciones ministeriales.

Además, se analizaron las videograbaciones de la totalidad de los hechos, desde el momento de su detención, hasta su llegada a la cárcel y de su estancia en el lugar.

El 21 de julio pasado, elementos de la Policía Municipal de Mérida detuvieron al joven cuando caminaba por calles del Centro Histórico de ese Ayuntamiento, quienes lo trasladaron a instalaciones de una comandancia, donde fue torturado, causándole lesiones graves que derivaron en su posterior fallecimiento, recordó la CNDH.