Por: Sergio Mejía Cano

Otra vez, saltan a la palestra las vías férreas en Tepic

En el portal de noticias en internet “alertanayarit.com”, que dirige el destacado periodista Alejandro Almanza Aguilar, destaca la noticia de que “Geraldine se reúne con directivo de Ferromex para sacar de Tepic patio de maniobras del tren”, en donde señala la alcaldesa que “tenemos muchos años batallando con las maniobras que realiza el tren en nuestra ciudad, sobre todo, a la altura de las avenidas Colosio y Principal”.

Y, además manifiesta Geraldine Ponce que el siguiente paso es “hacer equipo con la Secretaría de Infraestructura, Comunicaciones y Transportes para hacer esto realidad”, indicando también que, por lo pronto, Ferromex está de acuerdo; según señala esta nota.

El problema es preguntar quién ha estado batallando con las maniobras del tren en esta ciudad, porque las vías férreas tienen más de 100 años de haber sido instaladas en el lugar en que están situadas, así que por el hecho de que la mancha urbana se haya extendido más allá de dichas vías del ferrocarril, pues es algo que ha sucedido en la mayoría de las ciudades y poblaciones por las que pasan las vías férreas. Si hoy en día quienes batallan son las personas que viven del otro lado de la vía, se supone que ya sabían que en determinados momentos el tren les iba a impedir el paso ya fuera al estar haciendo movimientos en el patio o saliendo al sur o al norte de la capital nayarita.

Se debe de recordar claramente que, uno de los lemas de campaña de Roberto Sandoval Castañeda, cuando candidato a gobernador, era precisamente que sacaría las vías del ferrocarril de la ciudad, que esto era impostergable, y ya siendo gobernante, se dijo alguna vez que, se había visto a su primer secretario General de Gobierno, José Trinidad Espinoza Vargas, saliendo de las oficinas de Ferromex, en la ciudad de Guadalajara, Jalisco, en donde había sostenido pláticas con directivos de la empresa ferroviaria y que ya casi estaba cuajada la operación para llevar a cabo el cambio de las vías del ferrocarril, exponiendo la misma cantaleta de que Ferromex estaba en la mejor disposición. ¿Y? Pues esto no pasó más allá de puro ruido mediático.

Y obviamente que Ferromex podría y puede estar de acuerdo al cambio de las vías; pero siempre y cuando no le cueste ningún cinco, pues también es bueno recordad que, los inversionistas no se destacan por ser hermanas de la caridad, y que vienen a ganar y no a gastar, que su meta es sacar las mejores ganancias con las mínimas inversiones, así que, si cambiar de lugar las vías férreas les pudiera significar algún costo, por supuesto que esa buena disposición se podría poner en duda.

Alguna vez, allá por los años 60 del siglo pasado, existió un proyecto para remover las vías y desde luego el patio de maniobras y la estación de pasajeros, hacia San José de Costilla o en su defecto, en Pantanal, al sur de Tepic, y convertir el espacio que hoy ocupa la vía y patio en una súper avenida de cuatro carriles, haciendo en la avenida Allende una “Y” conectando al sur con el paso superior, y al norte con la avenida México, y existía la posibilidad de extender esta avenida precisamente hasta Pantanal y San José de Costilla, ya que Pantanal quedaría a solo cinco minutos y San José Costilla a siete; tiempo que era el que hacían los trenes de pasajeros al salir de la capital nayarita hacia el sur.

Sin embargo, el terreno designado para las posibles instalaciones del entonces Ferrocarril del Pacífico, tanto en San José de Costilla como en Pantanal, resultó no ser apropiado por ser pantanoso, acuoso y de ser muy neblinoso por la noche, por lo que se desechó la idea de este proyecto que pretendía sacar dicha vía principal para ir a dar a espaldas del rancho “El Quevedeño”; de hecho, se hicieron tendidos y terraplenes en parte de lo que es hoy Ciudad Industrial.

Claro que en aquellos años de los 60, Tepic era muy pequeño; pero ahora la mancha urbana ha crecido considerablemente, sobre todo hacia el oriente y, por lo mismo, hoy en día no se encuentra un sitio por el que podría pasar una vía ferroviaria, porque ahora está el aeropuerto, la autopista a Guadalajara y la libre, la extensión habitacional de La Cantera, las inmediaciones de Camichín de Jauja y otros asentamientos humanos en estos entornos, por lo que podría salir más caro el caldo que las albóndigas. Además, de que el actual Gobierno Federal está muy entretenido con el presupuesto para el Tren Maya y el Ístmico, por lo que se entiende que al menos en este sexenio no podrá atender a Tepic.

Sea pues. Vale.