Consumidores de cannabis tienen hasta seis veces más probabilidades de desarrollar esquizofrenia, de acuerdo con investigadores

México; miércoles 26 de enero del 2022/agencias.- Se estima que 200 millones de personas consumen cannabis en todo el mundo. Junto al alcohol y el tabaco, es la droga más consumida en muchos países. Pero si bien es posible que muchos ya no vean el cannabis como una sustancia peligrosa o dañina, todavía hay muchas cosas que los expertos no saben sobre la marihuana, incluido por qué algunas personas desarrollan esquizofrenia después del uso.

Especialistas han estado investigando la conexión entre el consumo de cannabis y la esquizofrenia desde finales de la década de 1960. Desde entonces, la investigación ha confirmado un vínculo entre el consumo de cannabis y un mayor riesgo de desarrollar esquizofrenia.

Hasta ahora, la mayor parte de la evidencia ha sugerido que cualquier vínculo entre el cannabis y el desarrollo de esquizofrenia se debe a su uso frecuente y en dosis altas o que la predisposición genética puede ser un factor, al igual que los antecedentes familiares de esquizofrenia. Pero una revisión sistemática reciente ahora muestra que no hay diferencia en el riesgo de desarrollar esquizofrenia entre los consumidores de cannabis de alta y baja frecuencia.

Frecuencia de uso

Para comprender mejor si el consumo frecuente de cannabis aumenta o no el riesgo de que los adolescentes desarrollen esquizofrenia, los investigadores analizaron todo el material publicado sobre el tema entre 2010 y 2020, incluidos los estudios que las revisiones anteriores sobre el tema no habían incluido. Se centraron en investigaciones que observaron a adolescentes de entre 12 y 18 años.

Descubrieron que los consumidores de cannabis de alta y baja frecuencia tenían seis veces más probabilidades de desarrollar esquizofrenia en comparación con aquellos que nunca habían consumido cannabis. El uso bajo se definió como dos veces por semana o menos, mientras que el uso alto se definió como el uso diario o casi diario.

Pero si bien pudieron confirmar el vínculo entre cualquier consumo de cannabis y la esquizofrenia, todavía hay algunas limitaciones importantes de este estudio a tener en cuenta. Uno de ellos es la forma en que se define el consumo de cannabis de baja y alta frecuencia. La definición varía entre los estudios, incluso aquellos que analizó la revisión, lo que dificulta las comparaciones.

Y al igual que con otras drogas, el cannabis también varía en potencia, y cuanto más fuerte es, mayor es el riesgo de que una persona desarrolle problemas, como la esquizofrenia, incluso si su uso no es muy frecuente. Esto no es algo que la revisión tuvo en cuenta.

Muchas incógnitas

Pero si bien podemos ver claramente que existe una asociación entre el consumo de cannabis y la esquizofrenia en los jóvenes, todavía no podemos estar seguros de que el cannabis la provoque.

La adolescencia y la adultez temprana son los periodos más comunes durante los cuales las personas desarrollan esquizofrenia. Aunque puede ocurrir a cualquier edad, en promedio tiende a ocurrir al final de la adolescencia y principios de los 20 en los hombres, y al final de los 20 y principios de los 30 en las mujeres. La adolescencia también es una época en la que muchos jóvenes comienzan a experimentar con las drogas, incluido el cannabis. Esto hace que sea muy difícil ver claramente si el consumo de cannabis realmente provoca o no que los jóvenes desarrollen esquizofrenia.

Algunas investigaciones también han sugerido que las personas que tienen una mayor predisposición genética a desarrollar esquizofrenia también pueden ser más propensas a consumir cannabis. Pero nuevamente, este estudio todavía no puede mostrarnos definitivamente que el consumo de cannabis causa esquizofrenia, solo que los dos están relacionados.

El otro problema que tenemos es que no podemos predecir de antemano que personas que consumen cannabis también desarrollarán esquizofrenia. Esto dificulta los mensajes de salud pública, ya que no podemos dirigir la información específicamente a aquellos que corren mayor riesgo de desarrollar esquizofrenia por el consumo de cannabis.

Una estimación incluso sugiere que necesitaríamos prevenir que 10 mil 500 jóvenes de usar cannabis para prevenir un caso de esquizofrenia, lo que demuestra aún más cuán ineficaz sería probablemente cualquier estrategia de salud pública. Es posible que los jóvenes tampoco quieran prestar atención a tales advertencias, especialmente si ya han tenido una experiencia positiva con el cannabis. Es posible que las personas tampoco quieran escuchar las advertencias de salud pública sobre los riesgos potenciales porque aún no sabemos si el consumo de cannabis realmente está causando esquizofrenia.

La incidencia de esquizofrenia en la población general es de alrededor de una de cada 300 personas, mientras que quienes consumen cannabis tienen al menos tres veces más riesgo de desarrollar esquizofrenia, lo que hace que este riesgo sea aproximadamente de uno en cien. Si bien todavía no podemos estar absolutamente seguros de que el cannabis provoque esquizofrenia, podemos ver claramente que su uso conlleva un mayor riesgo. Y, este último estudio nos muestra que tanto el consumo de cannabis de baja frecuencia como el intenso conllevan el mismo riesgo.

Si bien las percepciones sobre la seguridad del cannabis han cambiado en los últimos años, especialmente con la legalización de su uso en muchos países, sigue siendo importante que las personas piensen detenidamente sobre los riesgos antes de consumir cannabis. Esto puede ser especialmente cierto para los jóvenes que ya pueden estar experimentando signos tempranos de problemas de salud mental, ya que el cannabis podría empeorarlos.