Por: Mildra Benítez Robledo

Tepic, Nayarit.- Jueves 27 de enero del 2022. La erupción del volcán submarino en Tonga, pese a su lejanía, generó algunos efectos en Nayarit, pues los ostricultores están reportando pérdidas a causa de este fenómeno que provocó un fuerte oleaje, principalmente en Boca de Camichín, Santiago Ixcuintla.

El Presidente de la Federación Ribereña de Nayarit, Juan de Dios Fernández, explicó que muchas de las balsas no resistieron el oleaje y las sartas en las que se cultiva el ostión se desprendieron de estas, teniendo como resutado, hasta un 70 por ciento de pérdidas, incluso hubo balsas en la que se perdió completo el cultivo y otras tantas las arrastró el mar por lo tanto el daño fue superior.

En total, tan solo la cooperativa de Camichín, perdió alrededor de 200 toneladas, 120 balsas flotantes grandes y en general se estima una baja del 30 por ciento de la producción, lo más preocupante aclaró es que ni si quiera hay un fondo de contingencias que los respalde, por lo pronto han solicitado el apoyo de los tres niveles de gobierno, dado que es importante que se les atienda.

Para febrero se espera la visita del comisionado nacional de la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (CONSPESCA), Octavio Palafox, misma que habrán de aprovechar para tratar este tema como los estragos provocados por el las inundaciones del huracán Pamela, porque hasta el momento no han tenido la atención debida.

Para concluir, Juan de Dios Fernández, hace un llamado al gobierno del Estado como al Federal a que se genere un fondo para este tipo de contingencias, pues no pueden estar más tiempo a merced de los desastres naturales que con el cambio climático aceptó que cada vez son más frecuentes.