El internacionalista reconoce que para la sociedad no hay un impacto directo “más que el orgullo de tener compatriotas” frente a estos organismos.

or Pedro Pablo Cortés

México, 26 de julio (EFE).- La candidatura de Jesús Seade al puesto de directo general de la Organización Mundial del Comercio (OMC) refleja el liderazgo de los mexicanos en organismos económicos internacionales pese a la visión nacionalista del Presidente Andrés Manuel López Obrador, explican expertos a EFE.

“El actual Gobierno de México, en general no se ha caracterizado por mantener esquemas de liberalismo económico, salvo este de libre comercio, entonces por eso es que fue sorprendente”, expresa Federico Rubli, asociado del Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales (Comexi).

México cumple esta semana 34 años de ingresar al Acuerdo General de Aranceles y Comercio (GATT), que en 1995 se convirtió en la OMC, un organismo que el propio Seade ayudó a crear.

Si Seade vence a los otros siete aspirantes en septiembre, se unirá a mexicanos, como José Ángel Gurría, secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) desde hace 14 años, y Alicia Bárcena, secretaria de la Comisión Económica para América Latina (Cepal) desde 2008.

También destacan Alejandro Werner, director del Hemisferio Occidental del Fondo Monetario Internacional (FMI), y Agustín Carstens, director general del Banco de Pagos Internacionales (BIS).

Este panorama, asegura Rubli, muestra “la tradición histórica de México” de tener “un buen perfil internacional”, aunque López Obrador ha criticado el “pesimismo” de estos organismos.

“Es realmente el único impulso que le está dando