LOZOYA; PUNTA DEL ICEBERG DE LA CATÁSTROFE PRIAN-PERREDISTA

Desde los tiempos de Calderón comenzó el deshielo y grandes témpanos helados comenzaron a flotar y hacerse visibles: La ‘guerra’ declarada a narcotraficantes, las películas actuadas por Genaro García Luna, los contratos con Odebrecht y el operativo ‘rápido y furioso’ amenazaban hundir la flota gubernamental. No obstante, el cúmulo de icebergs amenazantes; el gobierno ‘calderonista’ contrató muy buenos capitanes e hicieron llegar la flotilla al sexenio siguiente. Pero el mar ya estaba picado y cada vez surgían más témpanos de hielo: Peña Nieto contrató tres empresas poderosas (PRI, PAN y PRD), proporcionándole un rompehielos poderoso llamado ‘Pacto por México’, para hacer legal toda la basura del saqueo gubernamental.
Comenzaron avistarse nuevos témpanos de hielo: Como los ‘43 de Ayotzinapa’, la famosa ‘Casa Blanca’, las Reformas Estructurales, el desmantelamiento de PEMEX, el abandono de la CFE, el abuso de empresas fantasmas y la continuación de los contratos con Odebrecht. Sin embargo; aún, con el mar encrespado, el barco gubernamental pudo sortear los numerosos icebergs que se le venían encima. Al fin, al término de su viaje en el 2018 pudo atracar y quedarse en puerto seguro; pero el mar seguía encrespado y nuevos témpanos de hielo amenazaban hundir al poderoso barco peñista. Pasada la estafeta al nuevo gobierno el 01 de diciembre de 2019, le llegó el primer ramalazo a la tripulación del anclado barco peñista: Comenzaron a llegar nuevas moles de hielo, como el combate al huachicol; la aprehensión del abogado Juan Collado Mocelo y de la artífice de la ‘estafa maestra’ Rosario Robles Berlanga; la destrucción de la ‘verdad histórica’ de los 43 de Ayotzinapa; la captura en España del ‘rey del acero mexicano’ Alonso Ancira Elizondo y del ex-director de PEMEX Emilio Lozoya Austin y; están por por rodear al barco dos nuevos témpanos flotantes, la extradición del ex-gobernador chihuahuense César Duarte Jáquez y del ex-jefe de la Agencia de Investigación Criminal Tomás Zerón de Lucio. Dichas moles de hielo cada vez se acercan más a la ya de por sí desacreditada nave peñista. Pero una de estas grandes moles heladas que viene con velocidad y fuerza es el ‘iceberg Lozoya’; la cual puede abrir boquete al poderoso barco peñista y hundirlo, emulando el naufragio del Titanic. La embestida de este iceberg levantará un poderoso tsunami, provocando el irremediable hundimiento de la nave peñista que arrastrará a sus capitanes y marineros; la resaca arrasará también a muchos personajes, de esos que ocupaban camarotes de primera y segunda clase.
Dicho tsunami puede desaparecer también a las empresas del ‘Pacto por México’ y con sus turbulentas aguas salpicar a varios capitanes de las entidades federativas. Así está de traumática la situación para la tripulación del antaño poderoso barco peñista. Y ante la inminente zozobra del buque de corrupción pirata; a los adeptos y defensores de la causa PEÑA-PRI-PAN-PRD sólo les queda sentarse a escuchar la canción que cuenta la leyenda, fue la última interpretada el 14 de abril de 1912 por la Banda Wallace Hartley: ‘Nearer, my God, to Thee’ (Más cerca, mi Dios, a ti). Y si por mala suerte se salvan algunos fanáticos panistas que le sigan apostando al dios de la corrupción… muy probablemente los reciba el diablo del Reclusorio Norte.