La alerta sanitaria por la que atraviesa el estado y los cientos de muertes que la acompañan, no ha motivado en nada a los suspirantes a dejar a un lado sus agendas proselitistas

Por: Víctor Trejo Olmos

Bahía de Banderas, Nayarit. Viernes 31 de julio del 2020.- Aspirantes a un cargo de elección politizan medidas sanitarias en Bahía de Banderas. Ayer el priista Héctor Santana pidió reconsiderar el acuerdo administrativo cuyos resultados ya se expresan en la reducción de casos en el destino turístico.
La alerta sanitaria por la que atraviesa el estado y los cientos de muertes que la acompañan, no ha motivado en nada a los suspirantes a dejar a un lado sus agendas proselitistas sino todo lo contrario ya usan el esquema de atención sanitaria, en el que convergen los tres órdenes de gobierno, para ser protagonistas de sendos comentarios que rayan en la irresponsabilidad y sobre todo, no respetan a quienes hacen el esfuerzo, sacrificio por mantenerse en su hogar y ajustar sus horarios a las recomendaciones.
Científicos de ocasión, doctos en leyes son quienes han empleado las redes sociales para cuestionar las medidas sanitarias que hoy más que nunca deben respetarse para reducir el número de casos y así regresar a las actividades cotidianas.
Ayer tocó turno al ex candidato de Edgar Veytia Cambero, recluido en los EU por narcotráfico, Héctor Santana, hacer un “llamado respestuoso” al municipio de Bahía de Banderas a reconsiderar las medidas impuestas a comerciantes las cuales, de acuerdo a lo publicado en la gaceta municipal, tienen como objetivo reducir la movilidad y así impactar en la aminorar el número de casos.
Tal vez Santana García omitió observar las cifras oficiales que hablan de una reducción alentadora para la sociedad en su conjunto. De tener más de 140 casos activos en semanas anteriores al día de ayer fueron contabilizados sólo 77 e incluso hay reportes de días en los que no ha habido casos confirmados.
Sin embargo este realidad que aqueja a la gente, pasa a segundo plano en personas que tienen puesta su mirada en sus pretensiones personales que no son otras que la de regresar al erario público y vivir de los impuestos de la gente.
Su afanosa búsqueda por jalar la atención los termina exhibiendo como una alternativa poco seria para tener una responsabilidad pública, sin contar, para el caso de Santana García, sus antecedentes como funcionario público de los que hay amplios expedientes en los que muestran que lo suyo no es administrar el dinero público.
Al igual que la ex diputada priista que calificó la pandemia del coronavirus como una película del gobierno, el priista del Valle de Banderas anda en las mismas al querer ver a la gente en la calle infectándose; pero además en estos tiempos de transformación en el ejercicio público con que calidad moral exige el ex diputado cuando formó parte, solapó y se benefició de uno de los sexenios que prácticamente arrebató el futuro de miles de familias Nayaritas esto por medio de campañas abiertas de extorsión, despojo, saqueo, desvío de dineros públicos y demás actividades ilícitas que hoy resumen el gobierno Sandovalista, también fichado por los EUA por sus nexos con el crimen organizado, por tanto, su corta vida en el ejercicio público lo colocan como comparsa de un sistema corrupto.