Descubren que los teléfonos pueden medir el nivel de alcohol de un usuario por cómo camina

México. Jueves 20 de agosto del 2020. (Agencias).- Un teléfono inteligente es capaz de identificar el grado de intoxicación etílica de su propietario mediante el análisis de los cambios de su forma de caminar, sostienen investigadores estadounidenses en un nuevo estudio publicado en la revista Journal of Studies on Alcohol and Drugs.
En el marco del experimento, 22 voluntarios varones de entre 21 y 43 años tuvieron que tomar una bebida mixta con cierta cantidad de vodka durante una hora para que aumentara la concentración de vapor de alcohol en el aliento hasta un 0,2%.
Por espacio de siete horas, los especialistas pidieron varias veces a los voluntarios —a los que fijaron un teléfono inteligente en la parte inferior de espalda— que dieran 10 pasos en línea recta en una dirección y otros diez en otra.
Los sensores de los dispositivos midieron la fuerza con la que los participantes del experimento se desviaron de la vertical, tanto hacia la derecha como a la izquierda, hacia adelante, atrás, arriba y abajo.
El análisis de los datos de los móviles mostró que en el 90 % de los casos era posible determinar si una persona superaba una concentración de alcohol de 0,08 %, el límite permitido para conducir un coche en EE.UU.
“Este estudio de laboratorio muestra que nuestros teléfonos pueden ser útiles para identificar ‘señales’ de discapacidad funcionales relacionadas con el alcohol”, sostiene el investigador principal Brian Suffoletto.
Los especialistas destacan que, pese a tratarse de un estudio a pequeña escala, “proporciona una base para futuras investigaciones sobre el uso de teléfonos inteligentes para detectar de forma remota deficiencias relacionadas con el alcohol”.
“En 5 años, me gustaría imaginar un mundo en el que si las personas salen con amigos y beben a niveles de riesgo, reciben una alerta en el teléfono ante el primer signo de incapacidad y estrategias que les ayuden a dejar de beber y las protejan de situaciones de alto riesgo como conducción, violencia interpersonal y encuentros sexuales sin protección”, destaca Suffoletto.
Los investigadores planean realizar investigaciones adicionales con teléfonos en la mano o en los bolsillos para obtener datos más precisos.