• Las actividades serán reducidas por la pandemia

Por: Misael Santana Huerta

Jala, Nayarit. A 4 de Septiembre de 2020. La comunidad religiosa de la cabecera municipal y de su demarcación, en donde se encuentran asentados los ejidos con sus habitantes, han ido cambiando la forma de poner en práctica las celebraciones de sus tradiciones debido a la presencia en la sociedad del covid – 19.
Antes nos dicen los habitantes del municipio de Jala, en cada recuerdo por aniversario de año a las personas, había traguito, taquitos y ruidito y en los festejos religiosos que son una tradición en la población, había en el novenario: peregrinaciones, música de banda, cohetes, danzas y hasta la presencia de la mojigata del viejo de la danza.
El ocho de Septiembre los habitantes del barrio de la Natividad ponen año con año en escena la celebración al cielo de la Virgen María, cuando en la fecha referida se desarrolla la fiesta de la Natividad que tiene su efecto en “el barrio de abajo”.
Tratándose de una fiesta doméstica y exclusiva organizada y financiada por la gente del barrio, se realizaba el novenario de misas y rosarios en la iglesia denominada ” el Santuario”, ubicado al poniente de la población, en donde la fiesta tiene su entrada y paseo del estandarte, en donde antes para darle más colorido a la fiesta de la Virgen María se daban las leñaderas.
El pitero y la música amenizaba la noche y todo el mundo esperaba el acto cumbre de la fiesta, que es la quema ” de la Serpie”, se trata de un dragón construido de Carrizo y cartón y de regular tamaño pues mide siete metros que se adorna con cohetes y luces.
Llegadas las diez de la noche, subían la Sierpe al cerro de la Cruz que esta inmediato a la iglesia, desde donde la dejan venir, por una cuerda y carrucha controlada por soga adecuada que aguante el jalar para bajarla y jalar para controlar la subida, trayecto en donde arrojaba buscapieses, giraban sus coronas empujadas por cohetones, con sonoros sonidos de pólvora en los cohetones y llamaradas de lumbre.
Bajo esta estela de cosas, el Barrio de la Natividad, a título personal le celebran a la Virgen María su fiesta que lleva su nombre o es común que se le mencione como la fiesta de la Sierpe.
Solo que en estos días en que se le está celebrando el novenario para llegar al día ocho día de la fiesta, todo está siendo muy diferente a los años anteriores desde el momento en que al repique de las campanas por la mañana solo pueden ir a escuchar misa de veinte a treinta personas, y pueden visitar la capilla de la Natividad durante el día unos pocos feligreses, siempre y cuando se apeguen a las medidas sanitarias impuestas por la secretaría de salud de Nayarit, repitiendo estas presencias en el rosario que se da por las tardes.