Por: Luis Fajardo Velázquez

Quesos que no eran quesos

Muchas situaciones han acontecido durante los últimos días. De diversas formas el sistema en el que vivimos se sigue viendo trastocado.

Asunto 1
La lucha por el poder dentro de Morena. Un partido político, a mi parecer, es la máxima expresión de la representatividad. Implica que un conjunto de personas con ideas similares lograron ponerse de acuerdo y aspiran/luchan por el poder. En sí, teóricamente me parece algo muy noble, y absolutamente indispensable el pretender dirigir un municipio, un estado o un país. Lo malo es cuando pretendemos comparar la teoría con la realidad.
Llama mucho mi atención la lucha tan tremenda entre (el eterno) Muñoz Ledo y Mario Delgado. Don Porfirio ha sido personaje sumamente notable de la política mexicana durante los último 40 años. Algo que me conflictúa demasiado es saber las verdaderas razones por presidir el partido en el poder.
Al asumirse (cualquiera de los dos) como presidentes quiere decir que se asumen como representante de todos aquellos que se consideran simpatizantes de Morena. ¿Usted me podría decir qué es lo que tienen en común? ¿Qué es lo que quieren los morenistas y que sea diferenciador de los otros partidos?
Nuestros vecinos los gringos tienen únicamente dos partidos. Unos que defienden a la clase pudiente y dominante. Y se acabó. Nosotros estamos sobre representados. Este partido con tan poco tiempo de existir no me cuadra bien quién está en su nicho.¿ En ese partido se encuentran los resentidos? ¿Los que quieren un mejor futuro? ¿ los anti PRI? O acaso solo buscan el poder por el poder.
El hecho de que el primer morenista del país no se entrometa me ha sorprendido mucho. Se asume como un personaje emanado de Morena pero ya presidente de todo un país. El Ejecutivo federal pensó que los dirigentes y el partido ya eran mayores de edad e iban a poder tomar decisiones por sí mismos.
Lamentablemente parece que se equivocó. El partido si bien es cierto que es “nuevo”, sus bases, por decir lo menos, ha sido fundado sobre los desechos de otros partidos.

Asunto 2
Los quesos que ya no son (o nunca fueron) quesos. Hace unos días pasó algo que me parece inaudito. Recuerdo bien que desde niño siempre me han gustado los quesos, particularmente mi favorito es el untable. ¿Y qué creen? Al parecer ya no los vamos a poder consumir
Resulta que la Profeco acaba de a anunciar (¿denunciar?) a aquellas empresas que no han cumplido con las normas y que por lo tanto ya no podrán seguir produciendo quesos.
Es decir, los que decían 100% queso o 100% leche pues resulta que no era cierto. Me parece un asunto muy exagerado. ¿Esto quiere decir que gobiernos anteriores nunca hicieron su chamba y eran comparsas de la mala alimentación de millones de mexicanos?
¿Por qué precisamente ahora surge este anuncio? ¿Quiénes serán los más afectados? ¿Quiénes serán los más perjudicados? Tengo la ligerísima impresión de que tal vez no hubo cabildeo de las grandes empresas (lo cual sería muy raro) y que por lo tanto la autoridad federal se fue con todo contra ellos.

Asunto 3
Sumamente complejo me parece el tema de las medicinas en este 2020. Nadie desea estar enfermo o tener un familiar enfermo. Y mucho peor tener un hijo con cáncer.
Resulta pues que las medicinas para poder cuidarles y hacerles más llevadero su pesar han sido escasos ( o inexistentes).
Según informó hace algunos días el gobierno federal les robaron una gran cantidad de medicamento. Me parece sumamente extraño pero mentir en un tema tan importante me parecería sumamente vil e imperdonable.
Muchas voces señalan que seguramente ni siquiera se compraron dichas medicinas y que ahora ya quieren hacer como que se les perdieron.
Particularmente creo que el gasto público debería de tener una mayor inversión en medicamento, infraestructura y equipo hospitalario y en el personal de salud.
Muy legitimo y entendible ha sido el sentir de miles de padres de familia que ven como sus hijos sufren porque no reciben lo que tanto necesitan.
El tan famoso dinero recaudado por los fideicomisos en lugar de estarlo gastando en vacunas que todavía no existen bien podrían sufragarlo en atender a los niños con cáncer. Es de vida o muerte. Es algo vital.
Luis Fajardo Velázquez