LA CLASIFICACIÓN “CHAIROS Y FIFÍS” TAMBIÉN APLICA ENTRE LOS NAYARITAS

Por: Carlos Delgado Camacho

En términos de “clasificación social” sabemos que existen diversos criterios de base según los cuales se pueden conformar grupos determinados. Criterios de carácter natural por ejemplo, permiten identificar grandes grupos como es el caso de MUJERES Y HOMBRES bajo el criterio de género, y NIÑOS, ADOLESCENTES, JÓVENES Y ADULTOS basándonos en la edad cronológica. En base a criterios de carácter socio-cultural pasa lo mismo, de tal manera que ya sin reparar en ello, vivimos y convivimos en el marco de una gran cantidad de “criterios clasificatorios” que la sociedad nos ha venido imponiendo y que aceptamos “sin chistar”. En este contexto encontramos por ejemplo que alguien que tiene empleo y de pronto lo pierde, automáticamente pasa a formar parte del grupo denominado “DESEMPLEADOS”; y así podríamos continuar con una extensa lista de pertenencia a diversos grupos sociales según la religión, el desempeño laboral, la profesión, etcétera, etcétera. Lo anterior me sirve para comentar que al igual que en el resto del país, es evidente que en Nayarit también ya podemos identificar claramente los dos grupos con pensamiento divergente desde el punto de vista político que se han venido conformando como producto del advenimiento del NUEVO RÉGIMEN que actualmente gobierna en México y en el que por supuesto, tiene como figura central al Presidente ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR. Basta con preguntar en la calle o meterse a las redes para “detectar” fácilmente si un ciudadano, según su filia o fobia en relación con AMLO y el régimen que representa, se ubica o en el grupo de ”LOS CHAIROS” (seguidores del Presidente) o en el de (sus antagonistas) “LOS FIFÍS”. Por supuesto, estoy hablando de los mexicanos de cualquier edad que (algunos más otros menos) se interesan por el asunto político y tienen por ello una posición al respecto. En este que considero ya un “fenómeno social”, es evidente que ha sido el propio ANDRÉS MANUEL el que con su peculiar lenguaje y estilo al hablar, ha implantado incluso una nueva “jerga política” que ha permeado fuertemente en la sociedad mexicana; situación que mientras algunos analistas califican como síntoma de una “peligrosa división y polarización”, otros más la consideran como “sano debate público” permisible en un país como el nuestro de libertades democráticas. Pero más allá de coincidir o no con ”CHAIROS o FIFÍS”, algo que nadie podrá negar es que a partir del inicio del presente sexenio presidencial, el interés y la participación política de los mexicanos ha venido en ascenso; cuestión que se puede constatar en las propias estadísticas existentes sobre ello. Concluyendo entonces, personalmente y a reserva de mejor opinión de mis apreciables lectores, CREO QUE ESTO ES MUY BUENO, pues con ello estamos en camino de vencer los altos nieles de ABSTENCIONISMO que veníamos padeciendo, igualmente, estaríamos alejándonos de la idea que había venido permeando entre algunos legisladores de plantear una iniciativa de Ley dirigida a aprobar que EL VOTO ADEMÁS DE SECRETO Y DIRECTO, PASARA A SER OBLIGATORIO. Así las cosas entonces, por mi parte afirmo; SEA BIEN VENIDO EL DEBATE ENTRE CHAIROS Y FIFÍS, siempre y cuando no llegue al fanatismo y contribuya positivamente a incrementar LA CULTURA POLÍTICA de los mexicanos. Por lo pronto, por razones obvias para intentar seguir figurando en el escenario de la disputa política electoral, “LOS POLÍTICOS FIFÍS” seguramente seguirán haciendo su esfuerzo por demeritar las acciones de la actual administración, y por su parte, su veterano y avezado TITULAR seguirá respondiéndoles haciendo gala de su “variado e inacabable repertorio” de palabras y adjetivos que ya conocemos. No en balde y para dar cuenta y dejar en claro el apego a sus convicciones afirma frecuentemente ¡¡¡ME CANSO GANSO!!! HASTA LA PRÓXIMA.