Alumnos, padres de familia, directivos, maestros y personal de apoyo, le exigen al gobernador Antonio Echevarría García y al Secretario de Educación, Andrés Rodríguez Domínguez, que entreguen el recurso correspondiente al Programa de Escuelas de Tiempo Completo, que desde hace meses envió la federación

Por: Verónica Ramírez
Tepic, Nayarit.- Jueves 22 de octubre del 2020.- Como por arte de magia, la Secretaría de Educación Pública (SE) de Nayarit, “esfuma” más de diez millones de pesos correspondientes a los maestros del Programa de Escuelas de Tiempo Completo (ETC).
Presuntamente se quedó con la mitad de la segunda ministración del dinero enviado por la Federación y sólo repartió la otra mitad a los docentes tanto federales como estatales que imparten este sistema en preescolar y primaria, denunció un grupo de docentes que por temor a represalias omiten sus nombres.
Los más de 3 mil 500 docentes se preguntan ¿dónde quedó la bolita? que pasó con su dinero que desquitaron al impartir clases al final del ciclo escolar anterior.
Los denunciantes explican que el gobierno de Nayarit recibe anualmente 130 millones de pesos al año para el funcionamiento de los programas de Escuela de Tiempo Completo (ETC) y el Programa Nacional de Inglés (PRONI).

Antonio Echevarría García. Gobernador de Nayarit.


Los millones se radican a través de 3 ministraciones, la primera en el mes de febrero que se cubrió de forma extemporánea hasta marzo, la segunda pagadera en junio y una tercera en el mes de octubre.
Debido a la emergencia sanitaria, el magisterio estatal y federal por orden de la autoridad educativa suspendió el ciclo escolar el pasado 19 de junio, y se acordó que a los más de 3 mil 500 profesores del ETC se les “recortaría” el pago hasta dicho día.
Pero inexplicablemente y por “debajo” del agua, el magisterio de Nayarit solo recibió mil cien pesos correspondientes a 8 días de pago del mes de junio, en lugar de 15 días hábiles porque al 19 se quitan 2 sábados y 2 domingos.
“Por órdenes del Gobierno Federal, los maestros de Escuela de Tiempo Completo debieron recibir el pago correspondiente a los primeros 15 días del mes de junio pero sólo nos pagaron 8 días. ¿Dónde están los otros 7 días?, ¿Quién se quedó con ese dinero?, nos corresponde porque trabajamos todo ese tiempo”, sostienen los quejosos.
Manifestaron que cada maestro recibe 174 pesos por día, los directivos 190 y los intendentes sólo 70 pesos que sumados ascienden a más de 3 millones de pesos “esfumados”.
Y las presuntas transas no paran ahí porque el Gobierno Federal envió el dinero para cubrir el pago de todo el ciclo escolar que iba a terminar el 6 de julio, es decir, no sólo se “quedó” con sus 7 días, también otros 13 días más suspendidos por el Covid.
Las reglas de operación del Programa de Escuela de Tiempo Completo estipulan que los maestros sólo reciben pago por día trabajado y esos 13 días, efectivamente no se laboraron porque se cerró el ciclo antes de lo estipulado en el calendario escolar. Pero, la mayoría de las entidades federativas tomaron el monto de esos 13 días para cubrir los primeros 15 días del presente ciclo.
Para confundir al magisterio, el acuerdo correspondiente a ETC debió subirse al Diario Oficial de la Federación para conocer los puntos y comas del mismo pero dado a la opacidad del gobierno, hay muchas dudas al respecto.
Ante la falta de transparencia un grupo de maestros han solicitado al gobernador del estado, Antonio Echevarría García y al titular de la Secretaría de Educación (SE), Andrés Rodríguez Domínguez que transparenten el monto que se percibe de la federación y cómo se distribuyen los 130 millones de pesos pero hasta el momento, no han recibido ninguna respuesta.
El ETC beneficia de manera directa a toda la comunidad escolar: alumnos, padres de familia, directivos, maestros y personal de apoyo. Los alumnos reciben beneficios tanto académico como de salud con un mejor proceso enseñanza-aprendizaje, gracias a las horas adicionales que brinda la jornada.
El horario de clase que se maneja también contribuye a los padres de familia a que puedan emplearse en algún trabajo y generar ingresos mientras sus hijos se encuentran en un lugar seguro como lo es la escuela.
A docentes, directivos y personal administrativo además de tener más tiempo para enriquecer el aprendizaje obtienen un apoyo económico.