Señala la calificadora internacional que la pésima administración del panista, Antonio Echevarría García llevó a la quiebra financiera al estado de Nayarit que persistirá en todo el 2021

Burócratas y los trabajadores de las 40 empresas descentralizadas del gobierno del estado podrían quedarse sin sus aguinaldos y las prestaciones de fin de año

Por Servio Tulio Berumen
Tepic, Nayarit.- Viernes 23 de octubre del 2020.- La calificadora internacional “Moody´s”, no se anduvo por “las ramas”, reprobó la administración gubernamental del panista, Antonio Echevarría García, ya que señala que llevó a la quiebra financiera al estado de Nayarit, al grado que lo tiene totalmente “ahorcado” y así permanecerá durante el 2021, es decir, dejará un gobierno totalmente empobrecido, lleno de deudas, tanto con los trabajadores, como con los proveedores, las instituciones bancarias y hasta la falta de pago de impuestos al Seguro Social y a la Secretaría de Hacienda.

https://taxnoticias.com.ar/wp-content/uploads/2020/05/Moodys.jpg


Depués de haber “quebrado” a la Volkswagen y a TV-AZTECA-Nayarit, filiales del grupo “Álica”, las torpezas del gobernador, Toño Echevarría García, en el manejo de las finanzas públicas, mantendrán en estado de “quiebra financiera” al estado de Nayarit, durante todo el 2021, siendo los más perjudicados los burócratas de los diversos sindicatos y los trabajadores de las 40 empresas descentralizadas del gobierno del estado, a los que les piensa quitar los aguinaldos y las prestaciones de fin de año a fin de abonar a las deudas que viene arrastrando el gobierno estatal, así lo adelantaron fuentes de la Secretaría de Finanzas y líderes de la burocracia.

LA PERSPECTIVA PARA NAYARIT ES NEGATIVA

De acuerdo a la calificadora internacional “Moody´s”, bajó las calificaciones de emisor del estado de Nayarit a “B3” (escala global) y “B1.mx” (escala nacional) desde “B1/Baa3.mx”, disminuyó su evaluación del riesgo crediticio base (BCA, por sus siglas en inglés) a “caa1” desde “b1”, redujo sus calificaciones de deuda respaldada a “Baa3/Aa3.mx” desde “Baa1/Aa1.mx” y colocó las calificaciones en revisión para una baja adicional. La perspectiva anterior fue Negativa.

Juan Luis Chumacero Díaz. Secretario de Finanzas.

EL GOBIERNO DE TOÑO CON UNA PRESIÓN FINANCIERA CONSIDERABLE

La reducción de las calificaciones y su colocación en revisión a la baja reflejan un deterioro significativo de la posición de liquidez de Nayarit y una presión financiera considerable derivada de su débil desempeño operativo y de continuas presiones sobre los ingresos que probablemente continuarán al menos hasta 2021, destacó la calificadora internacional “Moody´s”.

PÉSIMA Y SOSPECHOSA ADMINISTRACIÓN DE ANTONIO ECHEVARRÍA GARCÍA

“Nayarit últimamente se ha retrasado en el pago del servicio de la deuda de sus créditos bancarios de corto plazo, ya que experimenta una disminución de los ingresos operativos y presiones recurrentes sobre el gasto, lo que evidencia las débiles prácticas de gobierno interno y planeación del estado”, añadió la calificadora.

EL DÉFICIT PERSISTIRÁ HASTA EL 2021

Todo parece indicar, que el déficit financiero del gobierno de Toño, persistirá hasta el 2021, ya que la calificadora Moody’s prevé que el estado aumente su déficit operativo bruto a 9.6% de los ingresos operativos en el 2020 y a 12.6% en el 2021.


Lo anterior debido a que atraviesa una profunda recesión económica relacionada con la pandemia, la cual es un riesgo social que ha derivado en una disminución de los ingresos propios, incluyendo impuestos provenientes de la industria turística estatal, además de caídas en las transferencias federales no etiquetadas (participaciones).
También espera que Nayarit registre un déficit financiero equivalente a 4.3% de los ingresos totales en el 2020 y a 5.5% en el 2021.
La muy baja posición de efectivo de sólo 368 millones era equivalente a 0.1 veces los pasivos circulantes a junio del 2020, y permanecerá bajo presión; esto limita la flexibilidad financiera para administrar sus balances significativos de deuda de corto plazo, los cuales son equivalentes a 17.1% de la deuda directa.


“Nuestra revisión de las calificaciones se centrará en la capacidad del estado de resolver sus balances de deuda de corto plazo vencidos, de establecer una estrategia de liquidez sostenible que le permita cumplir con sus obligaciones en el mediano plazo y de prepararse, al mismo tiempo, para un cambio de administración en septiembre del 2021”, señaló la calificadora.
“La diferencia de un nivel entre la BCA y las calificaciones de emisor refleja la posibilidad de que Nayarit pueda hacer frente a los pagos vencidos de préstamos de corto plazo sin imponer pérdidas para sus acreedores”, describió.


Destacan los líderes de burócratas y fuentes de la Secretaría de Finanzas, que todo este desequilibrio financiero se debe a varios aspectos: 1.-Toño se niega a decomisarle los 2 mil 700 millones de pesos, que se “llevó” su compadre, Roberto Sandoval Castañeda, del gobierno; 2.-A los recursos oficilales que agarró el gobernador de las arcas estatales para financiar sus nuevas empresas: El casino de apuestas “Las Vegas”; su televisora privada 8NTV noticias y su nueva planta empacadora a la que le metió 2 mil millones del presupuesto estatal 2020, motivo por el cual dejó de pagar las deudas a corto plazo y que terminó por colapsar la economía; 3.-Al rescate de mil millones de pesos, de la quiebra financiera que ocasionó su compadre, Salvador “N”, a la Casa de Bolsa “Santander” contra empresarios locales.