El presidente de la república fue muy claro en que no se iba a destinar recursos públicos en la defensa del General Cienfuegos

México; viernes 30 de octubre del 2020/agencias.- Luego de que el PRI planteara que el Estado pagara del erario la defensa del ex titular de la Defensa Nacional (Sedena), Salvador Cienfuegos, detenido en Estados Unidos, el presidente Andrés Manuel López Obrador aclaró que no se utilizarán recursos públicos para esto.
En conferencia en Palacio Nacional, el mandatario explicó que el divisionario en retiro ya recibe la ayuda consular por parte de su administración, por lo que no se utilizarían recursos públicos para pagar la defensa de ningún connacional detenido en el exterior.
“Existe la asistencia consular cuando se trata de mexicanos que son detenidos o enjuiciados en el extranjero, se les apoya, pero no se utilizan recursos para defender a ningún presunto responsable de delitos, no se está contemplando esa posibilidad. No se puede utilizar dinero del presupuesto para pagar la defensa de los detenidos en Estados Unidos”, dijo.

Salvador Cienfuegos, ex titular de la Defensa Nacional (Sedena)


Esto, debido a que el pasado martes el Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del PRI anunció que formalizaría un exhorto para que “el gobierno mexicano intervenga para garantizar la protección y respaldo institucional”, así como pagar del erario la defensa de Cienfuegos, detenido el 16 de octubre en EU por presuntos nexos con el narcotráfico.
López Obrador aclaró que, como pasa con cualquier mexicano que es detenido o enjuiciado en otro país, el ex titular de la Sedena recibe apoyo consular.
“Existe la asistencia consular cuando se trata de mexicanos que son detenidos o enjuiciados en el extranjero, se les apoya, pero no se utilizan recursos para defender a ningún presunto responsable de delitos, no se está contemplando esa posibilidad”, comentó.
El titular del Ejecutivo federal pidió esperar el desarrollo del juicio contra Cienfuegos, de quien dijo que, si no se presentan elementos de pruebas éste quedaría en libertad, y, en este caso, el general incluso podría contrademandar.