Los ciudadanos y turistas mostraron su nulo interés por el virus, debido a que el centro histórico de Oaxaca se encontraba a reventar, a pesar de esto algunas personas no portaban su cubre bocas

México; martes 3 de noviembre del 2020/agencias.- Pese a las restricciones de movilidad para privilegiar la sana distancia con el objetivo de reducir la incidencia de contagios por coronavirus covid-19, el centro histórico de la ciudad de Oaxaca se volvió a ver saturado de visitantes nacionales y locales durante este fin de semana largo, con motivo de la conmemoración de Día de Muertos.
De acuerdo con las primeras estimaciones de prestadores de servicios turísticos de la capital del estado, la ocupación hotelera alcanzó casi el 50%, lo que no se había observado en este año debido a la pandemia.
Laura Barranco Ruiz, presidenta de la Asociación de Hoteles y Moteles de la Verde Antequera (AHMVA, comentó que los huéspedes –en su mayoría procedentes de la Ciudad de México y Puebla– reservaron una semana antes, arribaron desde el 30 de octubre y se retiraron dos días después, el 1 de noviembre.


Aseguró que sus agremiados cumplieron con el protocolo del semáforo epidemiológico de color amarillo, mantuvieron los filtros sanitarios y no rebasaron el porcentaje de ocupación en cuartos de hotel.
Reconoció que, si bien fue favorable la llegada de visitantes a la otrora Verde Antequera, esto no resuelve la crisis económica de la industria sin chimeneas en Oaxaca, y tampoco que, en el próximo periodo vacacional, Navidad y Año Nuevo, repunte el turismo.
Se mantiene la incertidumbre, pues el sector salud no descarta el rebrote de contagios, podríamos regresar al semáforo rojo”, dijo la empresaria.