El semáforo regresó a rojo, por lo cual decidieron tomar medidas más estrictas

Por: Wilfrido Elenes Luna

Durango, Durango; martes 3 de noviembre del 2002. – La crisis epidemiológica se incrementó en el vecino estado de Durango, en donde se tomarán medidas más estrictas, con la esperanza que la crisis que inicia hoy pueda terminar el martes 17 de noviembre.
En comunicado oficial José Rosas Aispuro, Gobernador de Durango, señalo que hay un fuerte aumento en la demanda hospitalaria y el crecimiento en el número de decesos y contagios.
El semáforo pasó al rojo, por lo que se tomaron las siguientes medidas. Se permitirán las medidas económicas esenciales. Y se suspende la venta de bebidas embriagantes en todas sus modalidades.
Se permitirán como esenciales las del sector automotriz, minero, forestal, energético y de la construcción.
Los Hoteles operaran con aforo restringido. Con las medidas sanitarias operaran supermercados, farmacias y bancos, los restaurantes con comida solo para llevar. El Gobierno del Estado ordenó guardias en todas sus dependencias, y el personal que no labore permanecerá en sus domicilios.
Las sanciones pueden llegar a la recisión de la relación laboral.
Se suspenden, bodas, bautizos, confirmaciones matrimonios civiles y los templos permanecerán cerrados. Se aplicarán severas sanciones a quienes realicen fiestas en salones o en sus domicilios.
El transporte público operara sólo con el 50 por ciento de su capacidad y con protocolos muy estrictos de sanitización para garantizar que no haya contagios en el transporte y en el caso de taxis y vehículos particulares no podrán trasladarse más de tres personas incluido el conductor.