En EE.UU. continúa el recuento de votos y en algunos estados la brecha entre el republicano Donald Trump y el demócrata Joe Biden es tan pequeña que, aunque ya se han procesado casi todas las papeletas, aún no está claro quién se llevó la victoria

México. Viernes 06 de noviembre del 2020. (Agencias). Mientras Donald Trump declaró que hay “fraude” en las elecciones y señaló que está dispuesto a dirigirse a la Corte Suprema para que detenga “toda la votación” y prevenir que se hallen nuevas “papeletas a las cuatro de la mañana”, la campaña de Biden, por su parte, tachó de “indignante, sin precedentes e incorrecta” esta declaración de Trump y prometió oponerse a los intentos de frenar el conteo de votos.
Pero, ¿podría Trump realmente resolver el resultado de las elecciones en la Corte Suprema?

Qué tiene que ver la votación por correo
con esto

La noche del martes se dio a conocer que Trump ganó en estados importantes como Florida y Ohio, así como en Iowa y Texas. Biden, por su parte ganó en Arizona, Míchigan y Wisconsin. No obstante, aún se esperan los resultados de otros estados clave como Carolina del Norte, Georgia y Pensilvania.
El conteo se ve dificultado por el hecho de que, debido a la pandemia de coronavirus, un número récord de estadounidenses votaron por correo y las papeletas enviadas el 3 de noviembre tardaron en llegar a las comisiones electorales. Con ello, se sabe que los demócratas eran mucho más propensos que los republicanos a enviar las papeletas por correo en lugar de votar presencialmente el día de las elecciones.
Previamente, los demócratas presionaron para que al menos 10 estados extendieran sus plazos para aceptar papeletas por correo mientras los expertos advertían que los votos enviados cerca del 3 de noviembre podrían llegar demasiado tarde para ser contabilizados, recoge Politico.
Los republicanos, por su parte, desafiaron estos cambios, argumentando que los funcionarios electorales y jueces locales estaban cambiando las reglas en el último momento, e insistieron en que no había forma de probar que todas las papeletas que llegaran tarde hubieran sido enviadas por correo antes de las elecciones. Como resultado, los republicanos lograron ganar estas demandas en algunos estados, pero en otros no consiguieron hacer prosperar sus quejas, especialmente en Pensilvania, que permite una extensión de tres días para recibir y contar los votos por correo.
El martes, el equipo de Trump estuvo trabajando en demandas para bloquear las papeletas que llegan después del día de las elecciones, a pesar de que ya pidieron sin éxito a la Corte Suprema que rechazara la extensión en Pensilvania. Mientras tanto, los demócratas presionan para que los estados esperen los votos pendientes.