Por: Misael Santana Huerta


Tuxpan, Nayarit. A 09 de Noviembre de 2020. Una incertidumbre nunca antes vista vivieron y están viviendo los ejidatarios que dedican las tierras a la siembra de la semilla de frijol en sus variedades.
Desde el momento en que carecían y carecen, de los recursos económicos indispensables, para poder preparar las tierras, sin embargo esculcando por aquí y por allá, esta etapa tan difícil quedó superada, pero obligados a cubrir en su momento los compromisos que contrajeron para conseguir la lana para gastarla en la preparación de las tierras y en la compra de semilla de frijol principalmente para sembrar.
Siendo oportuna la intervención de la profesora Amalia Betancourt Real presidenta ejidal, suplente mientras se dan las elecciones institucionales del núcleo de población ejidal, la que moviendo sus piezas, logro que el gobierno del estado, les hiciera llegar un mísero apoyo de semilla de frijol para dejarlo caer en el surco y de esta manera cubrir las parcelas de la codiciada semilla que forma parte de la canasta básica.
Quienes fueron nuestras fuentes, emanadas de los ejidatarios, nos hicieron saber, que a 360 ejidatarios de mil que siembran esta semilla, les hicieron llegar 50 kilos de semilla de frijol azufrado y 40 kilos de fertilizante, para aplicarlo a los cultivos.
Dejando fuera la llevada y traída ” Sederma”, a muchos productores, para que no disfrutaran del proyecto frijolero denominado, ” kilo por kilo ” consistente en 100 kilos de semilla de frijol para cada ejidatario, para que sembrarán dos hectáreas por cada cien kilogramos, al parecer dicen que dijo la controversial Sederma, el motivo que llevó al gobierno del estado a no dar el apoyo completo es por la silla razón de que está en quiebra, de ahí las limitaciones de no dar semilla suficiente a los productores.
Abundando en el sentido de que el estado consiguió para todo Nayarit, la incómoda cantidad de 70 toneladas de semilla, y fue insuficiente para dar la ayuda a todos los agricultores, para obligarlos a pedir por aquí y por allá dice la gente del campo, a comprar altas cantidades de frijol azufrado para poder cubrir sus tierras en la siembra.
Dejando en claro, concluyen diciendo en que en esta etapa de vida, la agricultura ya no es un aliciente para la gente del campo ya que es más seguro que se tengan perdidas que utilidades.
Abundando en el sentido de que la agricultura es para quienes tienen la maquinaria suficiente para preparar las tierras, para los profesionistas que cuentan con quincenas para hacer los gastos de las siembras y para quienes de plano cuentan con buenos ahorros para destinarlos a los cultivos.
Sabedores estos últimos, de que si no ganan cuando menos sacan lo que inviertieron, cosa que no va para aquellos productores que no teniendo nada, tienen que conseguir hasta para barbechar el perímetro de la parcela, no se diga conseguir dinero prestado para los enseres para sembrar.
Así las cosas las plantean los productores del campo que una y otra vez dicen : “las tierras ya no cuentan con nutrientes propios para alimentar las siembras y hacerlas producir, rentarlas, venderlas o siembra a medias con tus compañeros campesinos”.