Los dirigentes ya mencionan a quienes irán por las regidurías plurinominales sin tomar en cuenta a los pocos miembros con que cuenta el partido

Por: Misael Santana Huerta

Tuxpan, Nayarit. A 9 de Noviembre de 2020. Hasta nuestros oídos llegó la desagradable información, en el sentido de que el partido de los tres colores, a este día ya mencionan quiénes serán los priistas, que ocuparán las regidurías plurinominales, para en su debido momento siguiendo los protocolos de la ley electoral, dejarlas en las manos de Nadia Miriam Mendoza Rubio y la segunda en la eterna secretaria de las oficinas del PRI conocida nos dicen con el nombre de, Gaby Flores.
Noticia que cayó como balde de agua fría, en la militancia que le ha dado sustento al partido, desde el momento en que Mendoza Rubio, solo ha sido auxiliar de escritorio del instituto político en el municipio, pero jamás, ni cerebro ha sido en el partido menos consejera, de quienes han estado en los mandos superiores del tricolor ha sido.
Salvo ahora que a falta de seguidores y de personas afines al PRI la nombraron delegada para rellenar tan importante espacio en donde debe estar gente ampliamente calificada, para que haga las jugadas maestras que se deben hacer, para jalar al enemigo político o convencer a los electores para que fortalezcan al partido.
Cosa que no se da ni una cosa ni la otra, ante a falta de capacidad de la joven Nadia Miriam, sostienen los priistas.
Siendo este el motivo bien fundado, el que está llevando a los pocos militantes prianos, a inconformarse, desde este momento al saber de buenas fuentes, de que Nadia Miriam Mendoza Rubio va a una regiduría plurinominal, cuando la etapa de la elección venidera, lo señale la ley electoral, en el venidero proceso de renovación de poderes del municipio.
Dejando muy claro, los priistas inconformes de que de darse está imposición indebidamente en desbandada dejarán al tricolor en donde han pertenecido para ser el sostén del partido desde hace muchos años.
Así las cosas en el PRI de Tuxpan, en donde a este día en plan de inconformidad algunos cuadros políticos con que se contaba dejaron de mover sus piezas en el tablero del ajedrez político, para que los dizque dirigentes municipales se rasquen con sus uñas.