Investigadores de la DEA y de la fiscalía de Estados Unidos que documentaron y sustentaron las acusaciones contra el General mexicano, están que no los “calienta ni el sol” por tan inesperada decisión de desestimar todos los cargos

México. Jueves 19 de novimebre del 2020.- El desistimiento de los cargos que Estados Unidos le imputó al general mexicano, Salvador Cienfuegos, fue un duro golpe para los Investigadores de la DEA y de la fiscalía estadunidense, que durante años trabajaron mucho para documentar y sustentar las acusaciones contra Cienfuegos.
No aceptan que el gobierno de Donald Trump haya tomado tan inesperada decisión que consideran los pone en vergüenza.
Señalan que esperaron con cautela el momento en que la justicia de Estados Unidos actuara contra el General pero de la noche a la mañana sus esfuerzos se esfumaron quedando en descrédito ante el mundo.
Varios medios de comunciación de Estados Unidos coincidieron en publicar que el fiscal William Barr decidió soltar al extitular de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y devolverlo a México, ante la amenaza del gobierno de Andrés Manuel López Obrador de expulsar a los agentes de la DEA que operan en su territorio.
Un reportaje publicado hoy en el diario The New York Times cita a una fuente “cercana al asunto”, quien afirmó que los investigadores que armaron el caso contra Cienfuegos están “devastados” ante la decisión de sus superiores de abandonar los cargos ante las cortes estadunidenses.
Por su parte, The Wall Street Journal citó a un “agente veterano” de la DEA, quien expresó su desamparo ante la instrucción de Barr: “Es desmoralizante porque ese caso debió ir a tribunales; nos hace ver como idiotas. Perdimos credibilidad, es una vergüenza”.


Vice News refrendó que “el gesto siderante y sin precedente reveló una crisis diplomática entre los países vecinos, y mostró qué tan lejos México está dispuesto a ir para proteger a un general retirado de un juicio en Estados Unidos”. Citó a un funcionario de una agencia estadunidense, quien criticó el abandono de los cargos. “No podemos hacer las cosas así; estamos avergonzados”.
Tras recordar que el Departamento de Justicia dedicó “años” para investigar a Cienfuegos y documentar su colaboración con una célula de la organización de los Beltrán Leyva, el Washington Post reportó que los fiscales estadunidenses sostienen la solidez de sus pruebas y del caso contra Cienfuegos, pero entienden que la decisión se tomó en un “balance entre el interés del Departamento de llevar a cabo el juicio contra los intereses de relaciones exteriores de Estados Unidos”.
“Después de armar uno de los casos de narcotráfico de más alto perfil en la historia reciente, los fiscales pidieron el abandono de los cargos para mantener la relación delicada con México, incluso si ello implicaría que Cienfuegos regrese a México como hombre libre”.
Abundó: “Durante décadas, las fuerzas armadas (de México) parecieron exentas al escrutinio, ya que la institución ha sido considerada como intocable, independientemente de las administraciones y de los partidos políticos. La decisión de abandonar los cargos contra Cienfuegos, al parecer, refuerza esta idea”.