Por: Luis Fajardo Velázquez

La política mexicana

Asunto 1

La política mexicana no deja de sorprenderme. Hace tan solo unos días liberaron al otrora secretario de la Defensa del gobierno de Peña Nieto. No es un asunto menor. Por el contrario, se presta a diversas e inusitadas interpretaciones de lo que pudo haber sucedido. Tengo las siguientes hipótesis:
a) Muy seguramente las autoridades norteamericanas “exprimieron” al máximo al ex funcionario público. Con esto me refiero a que obtuvieron de él datos, nombres e información que puede servir en algún momento en contra del gobierno mexicano. Es decir, todo fue montado estratégicamente para que en un futuro puedan “chantajear” o “manipular” y al haber obtenido ya todo lo que querían lo mandaron de regreso a México. ¿Qué tanta información puede tener este sujeto? Muchísima. Fue uno de los personajes mas cercanos al ex presidente priista y como encargado de las fuerzas armadas tenía información privilegiada en materia de seguridad.
b) En esta segundo hipótesis parto del mismo evento pero a diferencia del primero en donde todo fue orquestado por los norteamericanos en este me imagino que Cienfuegos negoció porque no le quedó de otra. Al ver que iba a pasar los últimos años de su vida develó los secretos que seguramente creyó llevarse a la tumba. Eso implica que traicionó a varios personajes con tal de que no lo metieran a la cárcel.
c) Es un regalo de Trump. Ya con el conocimiento – y el enojo- de saber que sólo le queda pocos días como presidente decidió mandarle un obsequio a nuestro presidente. Esto más que nada sería como pago por no reconocer aún a Biden como presidente electo. Es decir, parecería que efectivamente ambos personajes tienen una amistad sincera y más estrecha de lo que nosotros llegamos a imaginar. Trump está pagando a la lealtad de Andrés Manuel.

Donald Trump, Presidente de los EU.


d) El gobierno mexicano le exigió a Estados Unidos extraditar a Cienfuegos. Y además, a no entrometerse en los asuntos domésticos mexicanos. Todo esto me parece de lo más absurdo. Nuestros países no basan sus relaciones diplomáticas en la horizontalidad sino en la asimetría. Por desagradable que parezca ellos mandan y nosotros obedecemos. Dijera el finado Aguilar Zinser, somos su patio trasero. Dudo totalmente que alguna autoridad de aquel país avise a nuestro país de las investigaciones en curso. Ellos actúan con nuestro permiso, sin nuestro permiso, o a pesar de nuestro permiso. Eso es una realidad.
e) Los militares mexicanos exigieron a la presidencia de la república y a la cancillería que repatriaran al general. Ya que la milicia parece estar del lado del presidente no sería descabellado pensar que en agradecimiento todo esto haya pasado.
¿Qué pasará ahora con el general? Supuestamente hay una investigación en curso. Sin embargo, le aseguro que no va a pasar absolutamente nada. Salvador Cienfuegos sabe demasiado de todo. En un mes, máximo dos este será un tema totalmente en el olvido. Recuerden que vivimos en el país del no pasa nada. Sólo queda preguntarse, ¿por qué los gringos se prestaron a tan grotesco circo?

Asunto 2

Ya rebasamos el millón de casos confirmados y las cien mil muertes por Coronavirus. No hay para cuándo vaya a acabar esta pandemia. Lo peor del caso es que las autoridades siguen minimizando todo lo que pasa alrededor. No dicen nada de las víctimas, nada respecto de los errores cometidos. Absolutamente nada. ¿Por qué? ¿Cuál será el costo de todo esto? ¿A quiénes se dirigen nuestros gobernantes cuando se dirigen a la “audiencia”?
Estamos ante una crisis sin precedentes en la historia de la humanidad. Literalmente estamos viviendo/haciendo historia día a día. Es terrible el salir a las calles y ver a tanta gente que no tiene nada que comer y lugares desocupados o en renta por las pocas ventas.
En redes sociales dicen que la mejor “venganza” será que el partido en el poder no ganará en 2021. ¿Eso a quién le importa? Al paso que vamos ni siquiera si nosotros seremos víctima de la enfermedad.
Lo único que podemos hacer es cuidarnos y proteger a las personas que más nos importan. Lavarse las manos, guardar la sana distancia y procurar salir lo mínimo a la calle. Y todo esto, al menos por medio año más.

Dijera el chapulín colorado….
Y ahora, ¿quién podrá defendernos?
Hasta la próxima.

Luis Fajardo Velázquez
luisefeve@hotmail.com