Por: Misael Santana Huerta
Ejido Unión de Corrientes, del municipio de Tuxpan, Nayarit. Lunes 14 de diciembre del 2020.-
Una algarabía desde hace tiempo no se veía en la población de Unión de Corrientes, desde el momento en que con un campesinado desunido, un grupo de ejidatarios de filiación priísta tenían la dirigencia ejidal en sus manos desde hace años.
Para este este domingo 13 de Diciembre del año en curso, haberse llevado el cambio de la mesa directiva, fuera de tiempo por la pandemia que en días pasados estaba que no creía en nadie, siendo está fecha en que la Reforma Agraria para Nayarit, en diálogo con la dirigencia a sustituir, platicaron largo y tendido, para elaborar la convocatoria y este día 13 llevar acabo la renovación de la dirigencia ejidal.
En donde según informes de gente de la comunidad, participaron dos planillas una encabezada por el ejidatarios Valerio Meza JR. de Dios y el campesino Clemente de Dios Medina, de generales muy conocidos el segundo ya que formaban parte de los eternos dueños del ejido, mientras los primeros eternos aspirantes a Gobernar la población que le dan forma a los ejidatarios, pero con la mala suerte de que por la afamadas divisiones en este grupo elección tras elección no veían una.
Hasta en esta fecha, en que los caciques y dueños de las administraciones ejidales de plano nos dicen se durmieron y dejaron el triunfo para otra ocasión, cosa que una y otra vez comentan los ejidatarios de ambos grupos, que están uno y otro que no creen que fue lo que pasó unos para que ganarán y los otros para perder el poder del ejido que lo tuvieron por muchas administraciones.
Lo importante, que este paso electoral de ejidatarios que se acaba de dar y sin confrontaciones bueno por ese lado, para quedar como ganador Valerio Meza JR. nuevo comisariado ejidal con 78 sufragios y como perdedor Clemente de Dios Medina quien se adjudicó 63 votos de ejidatarios de su grupo.
Ante estos acontecimientos que está viviendo la comunidad del ejido de Unión de Corrientes, ahora los ejidatarios y pueblo en general le exigirán a las nuevas autoridades, acomoden todo el desorden que dejaron las anteriores autoridades ejidales.
En lo referente al reparto de las marismas que se hicieron indebidamente, pese a que esas aguas de las marismas son propiedad de la nación y nunca de los nuncas deberían haberse repartido para luego haberse vendido por quienes recibieron ese regalito con tal de que firmaran parte de la mafia política ejidal.
Vamos a estar al tanto de estas nuevas autoridades, para ver si se ponen las pilas y jurídicamente vuelven los bienes que a las marismas y ejidatarios pertenecían para que de ahí sacarán sus peses, camarones u otros animales del agua que para la alimentación son de primera calidad.
Así las cosas en el ir y venir del acontecer del ejido de Unión de Corrientes.