PLAYA LIMONCITO NO ES LIMONCITO HILL’S

Por: José Guadalupe Guerra Rivas

Hace unos meses, el pueblo de Jolotemba en el municipio de San Blas, decidió ponerle un alto a los abusos de la extranjera Ángela Birkenbach, propietaria de varias hectáreas en ese ejido y propietaria del restaurante y habitaciones de renta denominado Limoncito Hill’s, la reacción de los ejidatarios se debió a que se cansaron de pedirle a la Canadiense que retirara el cancel del camino que lleva la playa limoncito y es acceso a varias parcelas de algunos ejidatarios, Ángela no solo no atendió la solicitud de los ejidatarios, sino que pidió el apoyo de las autoridades policiacas que se dedicaban a hostigar y extorsionar a los campesinos de los ejidos cercanos a Jolotemba, ante esto, los vecinos de esos ejidos se organizaron y decidieron cerrar el acceso a esa zona y denunciar los abusos de Ángela y ahora de la policía estatal, la reacción gubernamental, ahora sí, no se hizo esperar y convocó a las dos partes para tomar acuerdos de no agresión, en presencia del Secretario de Seguridad Pública Estatal Jorge Benito y de la alcaldesa de San Blas Candy Yescas Blancas, los ejidatarios y Ángela Birkenbach se comprometieron a liberar los accesos a la playa limoncito, así lo hicieron, pero a los tres días Ángela violó el acuerdo y comenzó a agredir a los ejidatarios y a gente que entraba a la playa, en respuesta, los ejidatarios con máquina le retiraron el cancel.
A partir de ahí la guerra está declarada y Ángela Birkenbach, después de muchas agresiones y amenazas fue detenida y puesta a disposición, pero después de unos días, las mismas autoridades policiacas intentaron meterla escondida en una de las unidades a su propiedad pero fueron descubiertos por la gente que mantiene bloqueado el acceso frustraron y denunciaron y exhibieron en redes sociales el intento de introducir a la extranjera de manera clandestina, este acto fue tomado por los pobladores como un acto de complicidad de las autoridades con la extranjera ya que en este operativo se utilizaron al menos diez unidades policiacas.
El tema se ha complicado por la intervención de dos figuras políticas relacionadas con el Partido Morena en el municipio de San Blas. Mirna Encinas y su esposo Baldenebro, quien es regidor en ese municipio, así como la intervención de un presunto activista de nombre Leonardo, detenido después del intento de introducción de Ángela.
Sin embargo el tema lo han complicado las autoridades y las intervenciones ajenas como la de Mirna y Baldenebro. El asunto es muy fácil de resolver, solo es que las autoridades metan en cintura a Ángela Birkenbach y le exijan que libere el camino de acceso a la playa Limoncito y a las parcelas y que deje de molestar a los visitantes a la playa. Es muy fácil de resolver. Pero lejos de eso.
Algunos intelectualoides, pseudo periodistas y orejas disfrazados de periodistas han enredado el caso engañando a las autoridades federales, estatales y del municipio, tejiendo un nudo de conflictos que no existen en realidad.
Y no existen porque los ejidatarios de Jolotemba, el Espino y el llano, solo piden. Único. Que la extranjera libere el camino de acceso a la playa.