Por complicaciones en su gestación, fue necesario interrumpirla, pero afortunadamente en el procedimiento quirúrgico no hubo incidentes

Boletín. Tepic, Nayarit, a 11 de enero de 2021.-
Después de 39 días de lucha contra el coronavirus, una paciente embarazada que ingresó al servicio de Tococirugía del Hospital General de Zona (HGZ) No. 1, del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Nayarit, fue atendida por un equipo multidisciplinario que la ayudó a superar la etapa crítica de la enfermedad.
El jefe del servicio de Ginecología del nosocomio, doctor Guillermo Kelly Ceja, informó que la paciente María Esther “N” fue referida del Hospital General de Subzona con Medicina Familiar (HGSZ/MF) No. 8 en Tuxpan, por cursar un embarazo de 34 semanas con síntomas de COVID, por lo que fue recibida y tratada como sospechosa.
“Al día siguiente de su ingreso, obtuvimos el resultado, el cual fue positivo, por lo que se manejó en un área aislada exclusiva para pacientes COVID, en la cual contó con vigilancia tanto por Medicina Interna, como por el servicio de Ginecología”, señaló el especialista.
Kelly Ceja resaltó que, durante su estancia, la paciente evolucionó de una manera tórpida y su embarazo se complicó, por lo que fue necesario interrumpirlo.
Afortunadamente, el procedimiento quirúrgico se llevó a cabo sin incidentes y con éxito, con el nacimiento de una bebé sin complicaciones.
Sin embargo, añadió, durante el puerperio la paciente empezó a complicarse al bajar su saturación de oxígeno, lo que hizo necesario ingresarla a la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), donde permaneció 15 días.
Ahí, su condición de salud fue delicada, pero gracias al trabajo del equipo multidisciplinario del HGZ No. 1, conformado por intensivistas, internistas, neurólogos y ginecoobstetras, se logró una evolución favorable y la recuperación de esta paciente.
“Gracias a Dios todo salió bien; mi bebé se la entregaron a mi esposo, pero yo me quedé aquí en el IMSS por mi contagio de coronavirus”, compartió María Esther “N”.
“Mi contagio de COVID empezó a agravarse como a los 10 días; los doctores hicieron un muy buen trabajo, ya que me tuvieron que intubar durante 16 días; al quitarme el tubo reaccioné, salí del peligro y estoy de milagro gracias a lo oportuno de los doctores. Los enfermeros y enfermeras muy atentos, estuve en muy buenas manos”, expresó la paciente.
Reiteró el agradecimiento al personal de salud del IMSS por la atención que recibió y el apoyo que dieron a su esposo y demás familiares que estaban pendientes de su condición.
“Los tuvieron al tanto de lo que me tenían que hacer, siempre le informaban si había mejoría y aquí estoy con ganas de irme a mi casa. Por fin me dieron de alta y voy a conocer a mi bebé”, relató la nueva mamá.
El doctor Kelly Ceja informó que la paciente se egresó en buen estado general, con su recién nacido en lactancia materna y se le ha dado seguimiento. Actualmente está en control por la consulta externa de Ginecología y la evolución ha sido satisfactoria.
Así mismo, reiteró que en este caso lo importante fue la suma de todas las voluntades y el profesionalismo de todo el personal médico, de enfermería y otras áreas que intervino en la atención.