Por: Mildra Benítez Robledo

Tepic, Nayarit.- Sábado 20 de marzo del 2021.- Ante la llegada de la pandemia a México y sin que Nayarit haya registrado aún su primer caso el Gobierno del Estado ya estaba tomando “cartas en el asunto”, pues se decidió el 16 de marzo, 10 días después de arrancar la “Feria Nayarit 2020”, detener el evento, siendo esta la primer acción que se tomaría frente al Covid-19.

Posteriormente el 18 de marzo se informa la cancelación de las clases en los tres niveles educativos, dos días antes de aplicarse la medida en todo el país, la cual duraría hasta el 20 de abril.

Para el 20 de marzo del 2020 a través de su cuenta oficial de Facebook, el gobernador, Antonio Echevarría anunciaba el primer caso de Covid-19 en Nayarit. La paciente de la que no dió mayor detalles, provenía de España.

El 31 del mismo mes, fecha para la que ya se tenían 7 infectados se registra la primer muerte confirmada por Covid-19. La víctima una mujer de 79 años de edad, quien fue ingresada a la clínica del IMSS de Acaponeta y referida al HGZ10 de Santiago Ixcuintla, situación que por temor de un contagio comunitario, provocó que el 01 de abril se estableciera una cuarentena de 14 días en el poblado de La Guásima, lugar de donde era oriunda la víctima, lo cual generó la molestia de los pobladores a quienes se les impidió entrada y salida del ejido, durante este periodo.

Instalar una cuarentena en dicha zona, no fue la única decisión que se tomó, pues también se decidió suspender todas las actividades no esenciales hasta el 30 de abril, entre ellas las de hotelería, balnearios, playas, bares, cantinas y también se ordenó a los centros educativos, de todos los niveles, acatar esta restricción, continuando con sus esfuerzos de enseñanza a distancia.

A la par se otorgaron estímulos fiscales y facilidades para el pago de impuestos con el objetivo de mitigar el impacto negativo a la economía.

Para el 05 de abril los 20 Alcaldes de la Entidad estaban ordenando “Ley Seca” en sus Municipios, misma que duró 45 días, pues el 18 de mayo, el Gobernador en un videomensaje le estaba poniendo fin, tras el tráfico ilegal de alcohol que se generó y que encareció el producto y pese a ello, no se dejó de comprar incluso traficándose con alcohol adulterado.

El 13 de abril y a raíz de que un sector de la población por su tipo de actividad, vivía al día se instalaron comedores comunitarios, para quienes en verdad no tuvieran otra manera de alimentarse.

Debido a que la movilidad no bajó como se esperaba tras las restricciones de principios de dicho mes, el 18 de abril, Echevarría García endureció las medidas preventivas luego de que continuaba en las calles una importante cantidad de personas y, por otra parte, persistían los festejos multitudinarios, por lo que, quienes las organizaban irían por 72 horas a la cárcel, igual que las personas que anduvieron en la via pública sin ningún motivo y se resistieran a resguardarse en su hogar.

El 20 de abril y con la finalidad de evitar un mayor contagio, los gobernadores de Nayarit y Sinaloa, Antonio Echevarría García y Quirino Ordaz Coppel, respectivamente, firmaron un convenio que establecían las bases y mecanismos de coordinación y colaboración entre ambas Entidades para instalar en sus fronteras filtros sanitarios, estos mismos filtros se apostaron a principios de abril en Acaponeta, Bahía de Banderas y en los Municipios colindantes con Jalisco.

Para el 05 de mayo se contabilizaban 4 defunciones y 166 infectados, de los que, el 42 por ciento pertenecía al personal del IMSS, cifra que colocaba a Nayarit en amarillo del Semáforo Epidemiológico.

Despues de 70 días de confinamiento, el 01 de junio se regresó a la “nueva normalidad”, en la que se permitió la apertura de áreas públicas y de las actividades no esenciales a un 30 por ciento de su capacidad, mismas que tendrían que cumplir con las normas sanitarias para evitar su clausura. Posteriormente comenzarían a añadirse más establecimientos.

A raíz de que los contagios se dispararon en este mismo mes y Nayarit escaló al rojo dentro del Semáforo, el 14 de junio el Gobierno estatal anunció que no habría reapertura de playas, ríos y lagunas, lo cual estaba planeado para el siguiente día y para el 22 se ordenó el cierre al público de plazas, parques, jardines y en general todas las áreas públicas urbanas, suburbanas y rurales destinadas al esparcimiento, recreación y ejercicio físico.

El 18 de junio el presidente municipal de Acaponeta, José Humberto Arellano Núñez, murió por la madrugada en un hospital privado de Tepic a causa de complicaciones respiratorias, tras dar positivo a Covid-19.

Durante julio y debido a que los estudiantes habían culminado en línea su ciclo escolar, se cancelaron los cursos de verano y aunque hasta este punto, la pandemia solo había traído consigo desgracias, por lo menos generó algo positivo, había una reducción considerable del 50 por ciento en enfermedades diarreicas y un 75 en Hepatitis tipo A, en relación con el 2019.

El 10 de agosto el regreso a clases presenciales se había planeado, pero se pospuso para el 24, sin embargo en Nayarit como en todo el pais, se determinó que continuarían trabajando a distancia, medida que aun está vigente.

Para el 12 de agosto el Mandatario confirmaba que su madre, la senadora, Martha Elena García, su esposa, María Luisa Aguirre, así como su hijo, Antonio, su hermana Silvia y su abuela estaban infectadas por el virus , logrando vencer la enfermedad satisfactoriamente, al igual que lo hizo su tío, el diputado local, Leopoldo Domínguez.

Para septiembre, Nayarit se colocaba en Semáforo naranja y reportaba 5 mil 380 casos acumulados y 649 muertes, por lo que se permitió que se abriera a un 50 por ciento de su capacidad algunos negocios y a la par se cancelaba el desfile del Día de la Independencia.

Para octubre la Entidad permanecía en semaforo naranja, pero los decesos mostraban un importante descenso, pues en este mes se contabilizaron 115 muertes, 50 menos que el mes anterior.

A principios de noviembre el secretario General de Gobierno, Antonio Serrano Guzmán, informa que el desfile cívico-militar del 20 de noviembre por el 110 aniversario de la Revolución Mexicana, queda suspendido, aunque los casos, ocupación hospitalaria y decesos iban a la baja, incluso se mantuvieron así durante diciembre, pero debido a que la población no acató las medidas se dispararon a mediados de enero y continuó agravándose la emergencia sanitaria hasta poco más de mediados de febrero, hecho que propició que se incrementarán las camas Covid-19 a 356, ante el temor de que colapsara el sector salud.

El 13 de enero llegó el primero de 7 lotes de vacunas anticovid a la Entidad, mientras que en los últimos tres días de este mes, lapso en el que confirmó Toño que dio positivo a Covid-19, se determinó cerrar de manera total las actividades comerciales y empresariales no esenciales en los municipios de Tepic y San Blas, pues en este punto el 70 por ciento de las camas Covid-19 estaban ocupadas, lo que generó que Nayarit regresara a rojo.

Hasta el 11 de marzo han enviado al Estado 45 mil dosis con las que se vacunó a todo el personal de primera línea del sector Salud, se aplicó la primer dosis al 43 por ciento del resto de los trabajadores y las demás se dirigieron a inmunizar a los adultos mayores de Santa María del Oro, Ahuacatlán, Jala, La Yesca, San Pedro Lagunillas, Compostela, Huajicori, Del Nayar e Ixtlán del Río y Ruiz.