Crónica de una muerte anunciada
Asunto 1
No pretendo hablar de la maravillosa novela de García Márquez, sin embargo, el título me parece muy apropiado con lo que está pasando en nuestra universidad. Según me había informado algunos contactos no había una fecha ni siquiera tentativa para regresar a la escuela, y súbitamente, en unos días se reanudan las clases. ¿Qué está pasando? ¿Qué pasó durante los últimos días? ¿Quién finalmente fue el que cedió? ¿Los sindicatos, rectoría, el gobierno federal? ¿Todos?
Dudo mucho que todo se haya arreglado sólo por la visita del Ejecutivo Federal hace unos días. Dudo también que ya se haya realizado el diagnóstico que durante tanto tiempo han anunciado. Dicen las malas lenguas que la próxima huelga iniciará en el periodo agosto- septiembre todavía en condiciones aun mas lamentables que las actuales.
Nuestro país no deja de sorprenderme todos los días. En este conflicto nayarita no hay nadie responsable. Todos tienen la solución pero se hace poco- o nada- para resolverlo. Los líderes sindicales deberían verdaderamente tomar en cuenta a sus agremiados y no pensar en los beneficios personales.
Lamentablemente, en el corto, mediano y largo plazo, no hay soluciones ni visibles ni viables. Todo se solucionaría con una reingeniería de fondo ( que en la realidad nadie quiere llevar a cabo). ¿Qué tanto los alumnos lograremos aprender en este brevísimo semestre en el que todos los desastres se suman?
Aprender es un acto de resistencia, entonces pues a resistir…
Asunto 2
Hace unos días anunciaron que una persona murió minutos después de que le aplicaran la vacuna de Covid. Esto es, quiso protegerse de no enfermar, acudió a ponerse la vacuna que la iba a proteger y, de forma contradictoria, falleció. Esto es una verdadera tragedia. ¿Qué nos puede esperar cuándo la cura y la enfermedad nos están matando?
También en otro medio informativo anunciaron que los gobiernos estatales tuvieron que devolver las dosis porque estaban echadas a perder. No eso no pasó en ningún país africano, sucedió en nuestro México por la falta de interés o de cuidado- o de ambos- de parte de nuestras autoridades.
Según informan en los Estados Unidos el gobierno casi está aplicando 2 millones de dosis diarias. En estos lares ni siquiera llegamos a la mitad. No creo que nuestros vecinos del norte sean más inteligentes que nosotros o que el aire que respiran los hace ser más vivos.
Al paso que van seguramente cumplirán con su promesa de vacunar a los 100 millones de habitantes que anunciaron durante el inicio de la Gestión de Biden. Por cierto, por aquí ya casi llegamos a los doscientos mil muertos. Este asunto de salud pública ya rebasó por mucho la tragicomedia y ha llegado a un asunto de alerte máxima de seguridad nacional.
Si seguimos así – lo que parece cada día más lógico- el gobierno tardará años en vacunar a toda la población. Parece broma pero a final de año es sumamente probable que rebasemos el cuarto de millón de muertes.
Me da miedo, mucho miedo lo que pueda pasar a futuro. Hay crisis de salud y económica. Eso implica que pronto habrá un estallido social de dimensiones nunca antes vistas. Pero algunos dicen que todo va bien. ¿Usted les cree? ¿Conocen alguna historia de éxito durante la pandemia? Lamentablemente, yo casi lo que he visto son historias de muertes y desempleo.
Debemos seguir cuidándonos y no bajar la guardia. Como mínimo esto durará lo que resta del 2021 y seguramente gran parte del próximo año.
Como dijera aquel famoso persona: y ahora, ¿quién podrá defendernos?
Hasta la próxima
Luis Fajardo Velázquez
luisefeve@hotmailcom