A pesar de que el sistema de salud en Brasil se encuentra colapsado y las muertes por Coronavirus solo incrementan, el presidente de Brasil aseguró que los gobernadores y alcaldes están “humillando” y “matando” a las personas con las medidas de restricción por Covid

Brasil; viernes 19 de marzo del 2021/agencias.- Pacientes haciendo cola para ser atendidos en las Unidades de Cuidados Intensivos (UTI), un sistema de salud prácticamente colapsado y la amenaza de escasez de oxígeno y medicamentos. Brasil vive sus peores días de la pandemia con la escalofriante cifra de 2.724 muertes en 24 horas el jueves. 

Desde hace semanas, los gobernadores endurecen las medidas contra el covid-19, una postura que choca con la del presidente, Jair Bolsonaro, quien desde el comienzo de la pandemia se ha opuesto al distanciamiento social y a la restricción de la circulación de personas por el daño que supone en la economía.

Ni siquiera la tragedia que atraviesa Brasil ha provocado un cambio de postura. El mandatario pidió este viernes al Supremo Tribunal Federal (STF) derogar los decretos impuestos por los gobernadores del Distrito Federal, Bahía y Río de Janeiro.

El gobierno exigió a la Corte Suprema que los cierres de actividades no esenciales se aprueben por los Legislativos regionales y no por los decretos de los gobernadores. Esto dificultaría la adopción de medidas urgentes para combatir la pandemia.

Según Bolsonaro, los gobernadores y alcaldes están “humillando” y “matando” a las personas con las medidas restrictivas de circulación. “Los gobernadores y los alcaldes humillan a la población diciendo que están defendiendo la vida. Qué demonios. Qué defendiendo la vida, ustedes están matando a las personas”, criticó. 

Y continuó: “Se avecina el caos. El hambre hará a las personas salir de sus casas, tendremos problemas sociales gravísimos, que nunca esperábamos”

El ultraderechista también cargó contra la decisión del gobernador de Río de Janeiro, Eduardo Paes, de cerrar las playas los fines de semana para contener el avance del virus. “La vitamina D es una forma de evitar que el virus te afecte gravemente. ¿Y dónde se consigue la vitamina D? Tomando el sol. Una hipocresía”, dijo. 

Falta de oxígeno

Este viernes, seis personas fallecieron por problemas de distribución de oxígeno en un hospital de la región metropolitana de Porto Alegre, en el estado de Rio Grande do Sul, que presenta una ocupación de camas en las UTI por encima del 100 %.

En una nota de prensa, la Secretaria de Salud informó que al parecer “los pacientes murieron por un fallo en el sistema de distribución del oxígeno y no por la falta de este” y, de ser así, se abrirá una investigación.

Los brasileños todavía tienen en mente las imágenes de enero en Manaos, cuando 31 personas fallecieron por falta de oxígeno. Ante el temor de que se puedan repetir escenas similares, la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria pidió a los fabricantes y distribuidores de oxígeno hospitalarios informar semanalmente sobre la cantidad de mercancía disponible.