Martín Elías Robles

DE LA GRAN CELIA

     Qué tal, amigo lector; nuevamente saludándole con el aprecio de siempre, imagino que por estos días ya estará usted al igual que la mayoría de los nayaritas pensando en las vacaciones de Semana Santa que ya se aproximan, aun con la pandemia que tenemos encima. Ciertamente fueron las autoridades quienes  señalaron que el número de contagios de Covid en nuestra entidad ha bajado considerablemente lo que está dando un respiro para pensar en otras cosas, como en salir de viaje; la verdad pienso que el tiempo no está para chifletas, y resguardarnos un poco más sería lo prudente para evitar la propagación del virus; ya ve como nos fue en diciembre con la relajación por los festejos de navidad y año nuevo, donde por desgracia muchos parroquianos se contagiaron; de este modo perdimos a bastantes personas entre familiares, amigos y conocidos, quienes tristemente murieron. Es entendible que estemos ansiosos por volver a la normalidad, por dejar el encierro, sobre todo los jóvenes que desean manifestar sus ímpetus de existencia, y no los culpo, es claro que los humanos no estamos hechos para vivir aislados, somos seres sociables, activos y pensantes. En fin, cada quien sabe a lo que se arriesga. Respecto al tema, se ha dicho que las autoridades pondrán reglas para los vacacionistas, reglas muy estrictas para controlar el flujo de personas hacia la zona costera; se rumora que tal vez no se permitan las visitas a vacacionistas que no tengan reservación en un hotel, esto en la zona dorada de Bahía; que tampoco se permitirá acampar en la playa, y menos injerir al aire libre el clásico lonche de tortas, atunes y pan bimbo, como lo hace la mayoría de la gente que no tenemos para darnos el lujo de asistir a un restaurant. Ni modo, adiós a las tortas de huevo con chorizo que preparaba la abuela. No sé qué tanto de esto sea verdad, pero de ser así, sería algo muy injusto para las personas de clase económicamente apretada, aunque por el asunto de la pandemia se justifican las medidas sanitarias. Claro que como dicen en mi rancho, o todos coludos o todos rabones, cada quien en su espacio y posibilidades se puede divertir con los cuidados necesarios, aunque como le digo, ya veremos qué pasa con este asunto en el que lo ideal sería que todos nos resguardáramos un poco más. Esta semana la mesa Covid, habrá de anunciar oficialmente la estrategia de Semana Santa. “Debemos estar dispuestos a dejar ir la vida que planeamos para tener la vida que nos está esperando”. JOSEPH CAMPBELL… DE LA GRAN CELIA. Lo que es la vida, la gran cantante Celia Cruz, con enorme talento, fama y dinero, también vivió muchos momentos tristes y dramáticos en su vida, como el no poder asistir al sepelio de su madre, en Cuba su tierra natal, debido a una venganza de Fidel Castro, el líder y Jefe revolucionario que se ensañó con ella porque no comulgaba con sus ideales políticos. Cuenta la misma intérprete, que en una ocasión se encontraba cantando en el Teatro Blanquita de La Habana, hasta donde Fidel Castro asistió para ver su actuación, ella al percatarse que el Jefe estaba en primera fila, en cuanto terminó de cantar se retiró para no saludarlo, razón por la cual su director artístico le comunicó que no le pagaría su presentación por haber sido la única artista que no le rindió reverencia al mandatario, Celia airosa respondió: “Si me tengo que rebajar para tener dinero, prefiero no tenerlo”. Ya antes, en un evento de bohemia con amigos, también asistió Fidel y coincidió con Celia Cruz que se negó a cantarle una canción que a él le gustaba. El régimen de Fidel Castro incomodó al mundo artístico de Cuba por lo que Celia decidió abandonar la isla viniéndose para México. La venganza de Fidel se dio cuando no le permitió regresar a su país. La madre de Celia enfermó y el Gobierno cubano jamás le permitió volver ni para verla morir. Don Fidel estableció el primer Estado socialista de América… POR LA SUPERVIVENCIA. Que muchos mexicanos están viajando hacia los Estados Unidos para ponerse la vacuna contra el Covid, aunque no tengan los 65 años de edad, ni sean residentes, ni tengan alguna enfermedad crónica o grave; se dice que de la Ciudad de México o de Monterrey salen vuelos diarios repletos de conciudadanos a lugares como Texas para recibir la vacuna del Covid, pues en nuestro país la distribución del medicamento avanza muy lentamente. Por cierto, en el mismo tema, la manera más fácil de viajar a Europa es teniendo la vacuna aplicada, o un test negativo. Ni hablar, todo cambia… QUE AHORA SÍ HAY PRESIDENTE. Nada de que a Panchita la bolsearon, Andrés Manuel López Obrador, está para gobernar y poner las cosas en orden, adiós a las malas prácticas, a los negocios chapulines y turbios, a los privilegios de empresas con poder. El Presidente no está pintado ni de adorno. Sí, el tema de la semana tiene que ver con la Ley Eléctrica y la gran controversia que ha generado. Para que le digo más. A ver de cual cuero salen más correas. robleslaopinion@hotmail.com