* No podrán ofrecer sus productos y mercancías para prevenir contagios del Covid-19

Por: Verónica Ramírez

Tepic, Nayarit.- Jueves 25 de marzo del 2021.- Prohibida  la entrada a comerciantes ambulantes en las playas de Nayarit  durante el periodo vacacional de Semana Santa, no podrán ofrecer sus productos y mercancías para prevenir contagios del Covid-19.

Debido a la pandemia, las autoridades sanitarias acordaron restringir el acceso a los vendedores de playa en toda la zona federal, habrá vigilancia y aquel que incumpla el ordenamiento puede ir hasta los separos policiacos.

Vendedores de nieve, frutas, pan de plátano, artesanía, hamacas, tacos, pescado, ostiones, de tatuajes, salvavidas inflables, mujeres que tejen trencitas, y toda clase productos tendrán que vender “atrás de la raya” para no ser molestados por las autoridades.

El titular de la Comisión Estatal para la Protección contra Riesgos Sanitarios de Nayarit  (COESPRISNAY), Horacio Pérez Cambero, explicó que podrán realizar su actividad fuera de la zona federal.

“Hasta el momento, no se les está autorizando e inclusive están cerrados los accesos, solo se puede ingresar a las playas a través de los establecimientos, restaurantes o los hoteles”.

El funcionario reconoció que la mayoría de los ambulantes son foráneos vienen de otras entidades del país y de forma conjunta con los municipios  se vigilará que los vendedores no ingresen a las playas para prevenir amontonamientos.

“El establecimiento foráneo tiene que estar regulado por el municipio y por supuesto, si hay alguna situación que tengamos que actuar con la fuerza pública, ya se pedirán a las instancias necesarias”, advirtió Pérez Cambero.

Por su parte, el dirigente del comercio en pequeño de la CNOP, Francisco Valle Miramontes lamentó esta decisión de las autoridades porque representará grandes pérdidas a quienes desde hace años se  dedican a esta actividad durante la época vacacional.

Si bien, oficialmente no han sido notificados de esta decisión, el ambulantaje mediante rumores se enteró y tienen la intención de no tocar la zona federal en Bahía de Banderas, Compostela y San Blas.

“La gente no entraría a trabajar en las playas, sería nada más una situación de carácter municipal”, es decir, tendrían que ofertar su mercancía atrás de los hoteles y palapas o en las calles de acceso a los destinos turísticos.