Por: Martín Elías Robles

CADA QUIEN SU ROLLO

     Qué tal, amigo lector; en la tierra Cora como en muchas entidades del país, estamos inmersos en un gran proceso electoral para elegir a nuestros próximos gobernantes, un proceso en el que por cierto el árbitro de la contienda (INE) tiene la confianza del 59 por ciento de la población, aunque usted no lo crea, esto según la Encuesta Nacional de Cultura Cívica 2020, algo que suena interesante al intentar  darle certeza a las elecciones; aunque francamente, también  una buena parte de los mexicanos no le tienen confianza a esta institución que a decir verdad, históricamente ha estado señalada en hechos verdaderamente dudosos, como los ocurridos en 1988 con la famosa caída del sistema de cómputo, donde resultó ganador Carlos Salinas de Gortari como presidente de México; ciertamente a partir de ahí se dieron cambios importantes para dar credibilidad al órgano electoral, el que aun con su transformación no ha estado exento de tener negritos en el arroz. Oiga, pero a los que de plano no se les cree ni el bendito es a los partidos políticos que mañosamente se volvieron negocios redituables para algunas tribus políticas que han sabido capitalizar como nadie el  subsidio federal; grupos que más que el interés por la democracia, el bienestar del pueblo y el crecimiento estructural de la nación, tienen como principal objetivo mantener el poder y todo lo que de ello emana, desde luego para el beneficio de unos cuantos; bueno, si algo hay que reconocerle a los partidos, es su manera camaleónica de transformarse, de subsistir a los vendavales; sin pena alguna fusionan colores, intenciones y posiciones, han sido geniales en eso de pulverizar ideales y estatutos, son lo que se dice viejos lobos de mar en eso de revolucionar los conceptos políticos. Sin duda se han ganado a pulso el desprestigio que padecen; la encuesta reciente es muy clara, nadie les cree nada, de ahí la importancia para que los ciudadanos abramos bien los ojos, con mucha atención, bajo un acto de plena conciencia, donde más que con el corazón actuemos  con la cabeza fría. Ocupamos en el gobierno hombres y mujeres capaces, preparados, humanos, sabedores de lo que adolece el pueblo, gobernantes que sean sensibles, pero sobre todo que no mientan, que no prometan los cuernos de la luna; los nayaritas estamos cansados de políticos mentirosos y chapuceros, incapaces y deshumanizados, de gobernantes que ante su falta de preparación y conocimiento social también han traído para gobernarnos a verdaderos rufianes, con eso hay que acabar en estas elecciones venideras. Por cierto, el pasado martes el Presidente Andrés Manuel López Obrador, firmó junto con los gobernadores de todo el país  un pacto por la democracia, evento que fue celebrado en Palacio Nacional sin la presencia de los medios de comunicación. La idea del convenio es que las elecciones sean celebradas de manera libre, limpia, sin que los funcionarios públicos anden metiendo la cuchara a favor de este, aquel o aquella, como regularmente ocurre, ojalá que así sea, cosa que se ve francamente difícil, sobre todo por lo que significa por ejemplo, la gubernatura de un estado. En fin, estaremos al tanto de lo que suceda. .. A PUNTO DE SONAR LAS GOLONDRINAS. Pronto se irá el gobierno actual, y aquellos funcionarios que se llenaron las bolsas de lana mal habida, y que le huían a la raza, como si el pueblo fuera perro del mal, en poco tiempo serán como cualquier mortal; ay de aquellos ingratos que sin vergüenza alguna tocarán de nuevo las puertas para ofrecer arreglar las calles, poner el agua potable y la luz de la ciudad, así va a ser el portazo que se van a llevar… EL TALONEO PERIODÍSTICO. En esto del taloneo periodístico, no crea usted amable lector que los periodistas la tenemos fácil, ni siquiera el estatus de columnista nos asegura que los personajes de la vida pública nos concederán una entrevista en exclusiva; si yo le contara lo que tenemos que hacer para conseguir, por ejemplo, la opinión de los políticos más importantes de la entidad. El reportero tiene muchas veces que lidiar con los asistentes celosos de los funcionarios, de los artistas y los políticos; son llamadas y llamadas, mensajes constantes, cambios de cita, y a veces, simple y sencillamente algunas “estrellas” cortan la comunicación haciendo más difícil nuestra labor. Claro que hay personajes serios y profesionales que sin tanto rodeo te dan la entrevista, se ponen a tu disposición, y en la misma manera uno realiza su trabajo con el entusiasmo  debido. También hay gente amable, asistentes inteligentes que saben que facilitarle a su jefe el trato con los medios de comunicación es una manera de llegarle eficazmente a la ciudadanía, aun cuando sean cuestionados duramente sobre sus funciones. La astucia con que respondan los entrevistados es la buena o mala impresión que dejarán sobre su accionar administrativo o político. Gajes del oficio, qué le vamos hacer… DESIDERATA (Arturo Benavides) Si te comparas con los demás te volverás vano y amargado pues siempre habrá personas más grandes y más pequeñas que tú.  Hasta pronto. Para comentarios mi correo electrónico robleslaopinion@hotmail.com