Aquita era una niña de 10 años que vivía con su mamá que estaba embarazada, pronto sería Navidad.

Cuando llegó el día de noche buena, su mamá le pidió a Aquita que fuera a dormirse temprano porque llegaría Santa Claus.

Aquita recibió muchos regalos por Navidad, pero no tenía con quién jugar, invitó a sus amigos a su casa, pero ninguno fue, saben ¿Por qué? Porque Aquita no compartía sus juguetes, solo le gustaba que la vieran lugar.

Después de ese día triste, Aquita prometió que cuando naciera y creciera su hermanito, compartiría siempre sus juguetes y así sucedió, cada tarde los amigos de Aquita visitan su casa para jugar todos juntos.

Colorín colorado este cuento se ha acabado.

Autora: Ivanna    Edad: 4 años