Se impone a Christopher “El Pitufo” Díaz

Por: Martín Carrazco
Tepic, Nayarit.- Lunes 26 de abril del 2021.-
Emanuel Navarrete sobrevivió a un desafío enérgico y una multitud partidista puertorriqueña, para extender su segundo reinado del título divisional, ahora en peso pluma.
Christopher ‘Pitufo’ Díaz mostró mucho corazón de lucha, pero finalmente fue superado por el mexicano Navarrete, quien anotó un paro en el 12° asalto para defender su título de peso pluma de la OMB el sábado por la noche en Silver Spurs Arena en Kissimmee, Florida.
Navarrete anotó cuatro caídas en la noche, la última de las cuales posteriormente provocó que pararan la pelea, a los 2:49 del último round en el evento principal televisado por ESPN.
Navarrete pasó la mayor parte del primer asalto cortando el ring y manteniendo a Díaz en su rango de golpes deseado, buscando evitar la posibilidad de que su retador convirtiera una pelea en un combate de boxeo. Díaz, con sede en Orlando a través de Barranquitas, Puerto Rico, no aterrizó mucho o realmente intentó hacerlo, lanzando solo 37 golpes y, a menudo, se quedó corto. Navarrete giraba constantemente hacia la derecha de Díaz, disparando su jab y ocasionalmente conectando con su derecha recta.
El gancho de izquierda comenzó a desarrollarse para Navarrete en la segunda ronda, luego de su jab con tiros arriba y al cuerpo desde ángulos extraños. Díaz pasó la mayor parte de la ronda ofreciendo un movimiento constante, demostrando ser una táctica sólida. Navarrete intentó otro gancho de izquierda más tarde en la ronda, fallando mal y dejándose abierto el tiempo suficiente para que Díaz contraatacara con una derecha, provocando vítores estridentes de la multitud de 3.262 asistentes.
Navarrete encontró su ritmo en la tercera ronda. Díaz se mantuvo móvil, aunque rápidamente se quedó sin espacio en el ring de 18×18 cuando el campeón defensor montó su ataque. Navarrete triplicó con creces a Díaz en golpes aterrizados, aunque solo sembró la semilla para más por venir.
Díaz golpeó la lona con fuerza en la cuarta ronda, cortesía de un uppercut largo de izquierda que Navarrete pareció lanzar desde su ciudad natal de San Juan Zitlaltepec, México. Díaz superó la cuenta y pasó el resto del asalto recuperándose.
Díaz disfrutó de un breve cambio de impulso al final de la quinta ronda. Navarrete amenazó con alejarse, solo para que el dos veces retador al título surgiera gracias a una combinación de tres golpes. Navarrete tomó bien los tiros, pero se vio obligado a defenderse de un ataque al cuerpo dedicado de Díaz que se extendió a la sexta ronda.
Díaz continuó apuntando a la sección media de Navarrete, además de atrapar al campeón defensor debajo del cinturón y detrás de su espalda en un asalto en el que conectó 14 golpes, el mejor de la pelea. Fue advertido por el árbitro Samuel Burgos por la variedad de infracciones, aunque la expresión de frustración fue evidente en el rostro de Navarrete.
Ambos boxeadores dieron su opinión en una animada ronda siete. Díaz estaba manteniendo el ritmo del normalmente implacable Navarrete, aunque tuvo que lidiar con una deducción de puntos después de atrapar una vez más a Navarrete con un puñetazo a la espalda.
Navarrete casi cierra el espectáculo en la octava ronda, anotando dos caídas más. Díaz fue derribado justo antes del último minuto de la ronda, aunque atento cuando tomó la cuenta obligatoria de ocho. Navarrete aceleró el ritmo, atrapando a Díaz limpio con una combinación para abrir un corte debajo de su ojo izquierdo y llevarlo a la lona por tercera vez en la pelea.
Díaz no dejó que la ronda casi desastrosa apagara su entusiasmo. El favorito local prácticamente igualó la potencia de Navarrete en la novena ronda mientras redescubría su ritmo. Navarrete se mantuvo un paso por delante, salvo por una combinación que lo dejó desequilibrado al enviarse esencialmente a la lona.
Navarrete abrió las rondas del campeonato con una combinación de fuego rápido, sacando sangre de la nariz de Díaz, que estaba dispuesto pero cada vez más superado. Navarrete conectó con una derecha arriba, que Díaz tomó bien pero a la que no pudo ofrecer el tipo de respuesta para mantener a raya a su enemigo.
El mensaje fue claro en la esquina de Díaz entre asaltos: se necesitaría un nocaut para ganar la pelea. Díaz hizo todo lo posible para cumplir con esa demanda, dejando ir las manos al comienzo de la 12ª y última ronda. Navarrete buscó ir golpe por golpe con el retador, pero fue atrapado con una derecha a lo largo de las cuerdas. Díaz atravesó un intercambio para aterrizar otra cabeza chasqueando la mano derecha a mitad de la ronda.
Sin embargo, Navarrete aún no había terminado.
Díaz vio que su impulso se detuvo después de perder su micrófono. Una breve pausa después de un intenso intercambio llevó al árbitro a pedir tiempo para volver a colocar el protector de goma, aunque Díaz nunca pudo volver a su ritmo. Navarrete se lanzó al ataque, sacudiendo a Díaz con una combinación antes de enviarlo a la lona dentro de los últimos 30 segundos de la competencia.
Para su crédito, Díaz se obligó a salir de la plataforma en su mejor esfuerzo por continuar. Hubo un breve momento de consideración para permitir que procediera, solo para que el entrenador en jefe de Díaz, Nelson Rodríguez, solicitara que su peleador se librara de cualquier castigo adicional.