Unos niños en la calle
limpian vidrios muy aprisa
cuando el semáforo es rojo
obsequiando una sonrisa.
Otros niños en la calle
andan pidiendo limosna,
una moneda siquiera
un peso que a todos sobra.
Algunos ofrecen chicles
por las calles y las plazas,
buscan con que subsistir
con muy pocas esperanzas.
No nada más son los niños
quienes viven en miseria
muchos adultos subsisten
en condiciones adversas.
Muchos niños sin familia
pobres y desamparados
sin nadie que los proteja
niños que están olvidados.
La pobreza es el refugio
de quien no tiene trabajo,
de quien vive de milagro
los que han sido abandonados.
Hay millares de pequeños
que no tienen porvenir
que los miramos a diario
en un triste ir y venir.
Una sociedad injusta
los ha echado en el olvido,
los contempla con desdén
los observa con descuido.
Tenemos muchos rezagos
en toda nuestra nación
pero este es el que mas duele
en el que urge atención.
¡Unos niños en la calle
trabajando día a día
poniéndole muchas ganas
para ganarse la vida .!

IGNACIO GOMEZ CASTAÑEDA.