Tres funcionarios del primer nivel de la Secretaría de Finanzas se roban el 50 por ciento de lo que se recauda por concepto de multas, denuncia el líder del SUTSEM, Oscar Cedano

Denuncia el líder sindical que los auditores estatales de confianza, tienen la orden del gobernador de hacer auditorías de a mentiritas o no auditar a las empresas del grupo “Álica”, ni a las de sus amigos y compadres

Por: Verónica Ramírez
Tepic, Nayarit.- Miércoles 28 de abril del 2021.- Continúan el SUTSEM en pie de lucha para exigir el pago de adeudos millonarios con la toma de dependencias estatales pero siguen sin respuesta del “patrón”.
Tal y como se anunció durante los próximos días se realizan manifestaciones pacíficas tomando las instalaciones de las dependencias claves del Gobierno, anteriormente, se pararon actividades en la Secretaria General de Gobierno y de Finanzas.
El pasado viernes tocó el turno a la Dirección de Auditoría Fiscal porque Toño Echevarría García se jacta que en su administración no hay corrupción, lo cual es una vil mentira y para muestra está lo que sucede esta dependencia donde se solapan todo tipo de trácala.
En esta área se trabaja por metas y se efectúan auditorías a empresas privadas y al detectar irregularidades en ellas, se les aplica una sanción económica que ingresa a las cajas estatales.
Para empezar, los altos mandos ordenaron que esta dirección realice “auditorías dirigidas” para no afectar las empresas del patrón y sus socios tapándoles presuntamente sus fechorías.

Juan Luis Chumacero Díaz. Secretario de Finanzas


“Hay empresas del Grupo Álica y de empresas allegadas al gobernador y a los funcionarios de alto mando a quienes no se les hace auditorías”, denunció el dirigente suplente del SUTSEM, Oscar Cedano.
Las auditorias se reparten de manera discrecional y no de forma aleatoria entre el personal de auditoria como anteriormente se realizaba, es decir, únicamente a los trabajadores de confianza se les mandan a auditar a las empresas “amigas” y socios de Toñito para que se hagan de la vista gorda al detectar anomalías para no multarlas o de plano, que ni siquiera las realicen.
Mientras que a los trabajadores sindicalizados, los mantienen entretenidos con abarroteras que no tienen errores significativos para que no descubran las trácalas de las empresas del patroncito.
Además, en el área de Bahía de Banderas se tiene una plantilla de 2 auditores de confianza que se encargan de toda aquella zona pese a que es una de las más prósperas del estado sacaron a los sindicalizados para ser ellos quienes tapen o se presten a actos de corrupción.

Oscar Cedano. Líder del SUTSEM.


Y brota más estiércol en esta Dirección de Auditoria Fiscal porque hay “volando” miles de pesos que anteriormente se entregaban a los auditores como incentivos al que tienen derecho por la recaudación de multas, – establecidos en la Ley de Hacienda del Estado de Nayarit- pero hoy se distribuyen a discreción y con montos irrisorios, detalló el líder sutsemista.
Anteriormente, por todas las multas recaudadas se daba un incentivo a los auditores de 3 mil a 5 mil pesos mensuales pero en esta administración, les dan cien pesos cada mes y se reparten el dinero entre los jefes porque ellos modificaron los lineamientos de operación para repartirlo.
“Es sabido que los funcionarios de primer nivel de la Secretaria de Finanzas reciben más del 50 por ciento de lo recaudado por multas y se lo reparten entre 2 o 3 personas, y el resto, lo reparten entre alrededor de 70 personas que forman parte de la plantilla de auditoría fiscal”, denunció Oscar Cedano.
En reiteradas ocasiones se ha tratado de conseguir esos lineamientos de repartición de incentivos y se oponen e incluso, se pidieron por medio del ITAI y resulta que están reservados.
La cereza del pastel en esta área es la incorporación de una decena de “recomendados”, sin tener el perfil académico para realizar funciones de auditoria, solo ocupan espacios y no desahogan la carga de trabajo, aunado a ello, hay un séquito de personajes al interior ligados al cártel de la gente y advierte que si no son despedidos, tomarán las instalaciones de forma indefinida.
Finalmente, el dirigente del SUTSEM indicó que este viernes venció el plazo que se “autoimpuso” el mismo gobierno para dar a conocer el calendario de pagos a los sindicalizados pero como siempre no cumplió por lo que reitera que las manifestaciones continuarán.