RIGOBERTO GUZMÀN ARCE
MAYO DEL 21
Hoy se inicia a escribir una página en nuestra historia ixtlense, la riqueza de una generación de hombres y mujeres que serán protagonistas en este ciclo electoral. Como nunca se ha generado una expectativa de fiesta democrática en cada una de las demarcaciones, sindicatura, presidencia municipal y diputación local. La participación de los ciudadanos es vital parar fortalecer la vida pública, para resolver los problemas ancestrales y nuevos. Ixtlàn tiene un crecimiento acelerado en todos los aspectos y se requiere de un gobierno eficaz, trabajador, místico en el servicio y de cero corrupción. De nada sirven las promesas si no se cuenta con las herramientas del cómo se habrán de cumplir. Hoy se inician las campañas políticas y conozco a todos los candidatos a presidente municipal: Jesús Aràmbul, Marisol Sánchez, Elsa Nayeli Pardo, Teresa González Frías, Miguel Ángel Rivera Bernal, sé de sus fortalezas, de sus capacidades, y de su amistad que valoro tanto. Mis respetos para todos ellos, son buenos hijos de esta maravillosa tierra y cielo, y espero que logren cumplir su proyecto, que logren conformar un excelente equipo de trabajo y escuchen a las personas, a los habitantes de cada rincón de nuestra amada patria chica, un corazón que lata para el beneficio del pueblo, que ahora y como gobierno sigan visitando a las casas de los ixtlenses, hay mucho por hacer. Tendrán un aliado incondicional en un servidor, Rigoberto Guzmán Arce un ciudadano libre que ama a Ixtlàn del Río, lugar de mis abuelos, mis padres y mis hijos. Mis abuelos emigraron desde La Yesca para buscar la tierra prometida, de dones y trabajo. Ojalá amigos que estén a la altura de este momento histórico. Qué así sea!
Flores y calor, ternura y fechas intensas, pero estamos inmersos entre vivir una normalidad peligrosa y la necesidad de los sueños. Mayo es un mes que conservo siempre con mi vinculación escolar, aquellos maravillosos años, desde el primer día de asueto, nadie me obligaba ni me intimidaba para que fuera a marchar a Guadalajara para engordarle el caldo a la casta sindical. Fui dirigente sindical y era su representante, todo bajo el consenso. Los sindicatos nacieron producto de las luchas para beneficiarse los trabajadores como un instrumento de lucha, pero se fueron haciendo una forma de control. Es tan importante en nuestra vida ser dignos, libres y con ideales, es la huella que dejaremos en nuestro paso efímero por nuestro planeta. De nada sirve el dinero si no es ganado de manera honrada por la cultura del esfuerzo. Jamás debemos vendernos ante nada ni ante nadie y menos con aquellos que han traicionado los ideales por la simple ambición del poder, son capaces de hacer alianzas hasta con sus enemigos para llegar al gobierno. Son capaces de engañar al pueblo usurpando la palabra cambio, cuando siguen haciendo lo mismo, haciendo convenios en lo oscuro, ya son la terrible mafia del poder aquí en mi amada tierra ixtlense. Este es el mayo que me está tocando vivir y lo vivo intensamente. Seguiré escribiendo los demás días relevantes y también aquel día 28 que volví a nacer, valoré quién soy y a dónde voy.
Desde el amanecer su aleteo y sus cantos, recuerdo a Colorina. Ya se están llenando los balcones, vigas, refugios de nidos de golondrinas, la nueva generación viene, el verano se acerca y nos estamos contagiando de esa felicidad de renovación. Me gustaría escribir tanto de mis conexiones, de mis procesos y la verdadera admiración porque pronto me llegan imágenes profundas para mi consuelo. Aquella casa de mi abuela Lupe, entre árboles y golondrinas, negras y amarillas, famosas entre los tejabanes, era mi normalidad. Después llegaron los viajes y versos, intensidades y travesías, las golondrinas de Bécquer, mis cantos en soledad en busca de ellas. El amanecer de trinar, doña Victoria y sus poemas desde esa casa de Moctezuma, entre la lluvia y el amor. Oconahua como una flor prohibida, un durazno salvaje, aromas ardientes y el pelo al viento. Ya en mi tierra de barro y obsidiana la visita de mi bella golondrina de esperanza en mi relato de pasión cuando el corazón estrujado era mi cielo para ti y cada día un peldaño que significaba. En mis momentos de tristeza basta sentir el vuelo, el viento que te trae a mi balcón del alma para volver a empezar.
Ayer jueves de noche caminé por la plaza principal y entre el cansancio de estos días disfruté ver a las personas sentadas en las diversas bancas viendo pasar el tiempo. Los mexicanos no podemos vivir sin ir a las plazas, tenemos un sentido de pertenencia tradicional. Tomé instantes y las compartí en mi muro. No pude asistir al noticiero de El Regional porque se alargó demasiada la espera del evento de Levántate para Nayarit por el rumbo de la colonia Everardo Peña Navarro, pero valió la pena sentir que mi alma reposaba. También el ambiente se tornó nublado con cierto presagio de llovizna. Ayer filmé en cuatro ocasiones, estuve en una casa donde ronda la tragedia de la familia Ríos, Charlas Callejeras con invitados especiales, en la vendimia de café artesanal marca Glo; también fui al homenaje de Ramiro Reyes Ibarra, de los que conmueven. La tarde en actividad literaria y la noche del sentimiento. Recibo muchos mensajes de aliento por el amor profundo que le tengo a mi comunidad. Esto cura cualquier desgarradura.