Por: Luis Fajardo Velázquez

¿De qué se preocupan los gobernantes?
Asunto 1
Recuerdo mis tiempos de universitario en la Escuela Libre de Derecho de Puebla hace ya unos ayeres. Creo haber tenido a excelentes catedráticos que siempre se esforzaban en dar lo mejor en sus clases. De todos, hay tres que recuerdo con especial cariño y respeto. De ellos -esta vez- solamente hablaré de uno en lo particular.
Este profesor alto, delgado y litigante por vocación nos dijo muy serio “Chicos, recuerden que nosotros vivimos en provincia de un país tercermundista, los políticos no tienen que hacer muchas cosas por ganar las elecciones”. Esas palabras pronunciadas hace poco más de quince años me parecen más vigentes que nunca.
Tristemente (sobre)vivimos en un país en donde la gente no lee ni siquiera dos libros al año. Históricamente -bueno, al menos desde el siglo pasado- al mexicano se le caracterizaba como fiel seguidor del América, bebedor de refresco de Cola y consumidor de Televisa. Medio en broma y medio en serio decían que al mexicano también se le consideraba francamente holgazán y que votaba por el partido tricolor porque eran los colores que tenía nuestra bandera.
Parece que en nuestro terruño aplica a cabalidad lo de que al pueblo hay que darle PAN Y CIRCO. No importa si vivimos al día, hay inseguridad, asesinatos o lo que usted me diga mientras medio comamos y podamos ver un partido de futbol el viernes por la noche.
Resumiendo, todo esto queda claro que nuestra cultura política es parroquial y de súbditos en donde nos da flojera pensar por nosotros mismos. Ya lo decían en la antigüedad, que al personaje que no le gustaba participar de la cosa pública le consideraban como idion (idiota)
Entonces, ¿qué es lo que les preocupa a los gobernantes si la receta mágica está más que clara? Como propuesta creo que las autoridades la verdadera competencia/ presión solamente la sienten en campaña y cuando resultan ganadores entran a una especie de zona de confort en donde dejan de escuchar a la gente.
Si no me cree le invito amable lector a que vea la “calidad” de los aspirantes a los puestos de elección popular. Hay cantantes, actrices, actores, luchadores, etc. Muchos de ellos incluso han aceptado públicamente que no saben cómo llegaron ahí y que tampoco cuentan con ninguna experiencia en ningún nivel de gobierno.
Obviamente que propuestas tampoco tiene ninguno de ellos. Lo importante es cantar, bailar, las mentadas y desconocer al oponente. Si le es posible contraste con los países europeos y vea la calidad de sus aspirantes/candidatos políticos (por cierto, sabe usted que Angela Merkel dentro de poco dejará el gobierno alemán y después de más de 16 años en el poder recibió unos calurosos aplausos de parte de los ciudadanos de aquel país), no le pido que compare con políticos sudamericanos pues aquellos están igual o peor que los de nosotros.
Asunto 2
Después de la tragedia del 03 de mayo de la línea “dorada” del metro todo sigue absolutamente igual. Ningún funcionario de primer nivel ha (lo han) renunciado, ni pedido licencia, ni siquiera han ofrecido una disculpa. No es posible erigirse como juez y parte, eso cualquier persona (honesta) lo sabe.
Para bien o para mal, los resultados de los peritajes – que no serán realizados por especialistas- se sabrán hasta después de las elecciones. ¿Calculo político? Sí, seguramente.
Asunto 3
Parece que lo de la vacunación va lento pero seguro. ¿Regresaremos a clases antes de fin del semestre? Ojalá que no (y no es por flojera). Lo ideal es que regresemos hasta que todos estemos vacunados. Al menos es lo que yo pienso.
Hasta la próxima.
Luis Fajardo Velázquez
luisefeve@hotmail.com