*Esta es la experiencia de un emprendedor que se jubiló a los 30 años con más de US$1 millón

México. Jueves 27 de mayo del 2021.- (Agencias). Uno de los exponentes más conocidos del movimiento FIRE en Estados Unidos, que aboga por conseguir la independencia financiera para jubilarse a una edad temprana, logró su objetivo a los 30 años.
“Puedo vivir de las rentas el resto de mi vida”, dice Grant Sabatier. En solo cinco años juntó US$1,25 millones luego de ahorrar e invertir cerca de un 80% de sus ingresos.
¿Cómo lo hizo? Tomó unos cursos en internet de marketing digital, consiguió un empleo, fundó su propia empresa, ahorró e invirtió su dinero en la bolsa y compró algunas propiedades.
“Vivía en un apartamento miserable, tenía un auto miserable, y me pasaba casi todo el tiempo trabajando y ahorrando dinero”, cuenta el autor de “Libertad Financiera” y fundador del sitio web BankBonus.
“Nunca me interesó el dinero por el dinero. Mi idea era conseguirlo precisamente para tener independencia financiera”, cuenta ahora que tiene 36 años.
Y aunque logró conseguir los fondos que necesitaba para jubilarse en muy poco tiempo, también cometió errores en el camino. A partir de esa experiencia, Sabatier habla de las cuatro preguntas que considera esenciales para vivir sin tener la obligación de trabajar.

  1. ¿Cómo me ayudará el dinero a alcanzar mis metas?
    “Mucha gente piensa que el dinero les va a permitir conseguir lo que desean. Pero lo importante es que te preguntes primero qué es lo que realmente quieres en la vida y si el dinero puede ayudarte a lograrlo”, dice el emprendedor.
    La pregunta es fundamental, explica, porque algunos persiguen el dinero y lo usan como excusa para no vivir la vida que quieren vivir.
    Convierten el dinero en el objetivo, cuando es la herramienta, explica.
    Otros dejan para más adelante sus aspiraciones, pensando que harán lo que les gusta cuando sean mayores en algún punto indeterminado del futuro.
    Sabatier recomienda comenzar antes. Para eso sugiere hacer un simple ejercicio: escribir las cinco o diez cosas que te hacen feliz. La lista puede incluir cosas simples como jugar fútbol con tus amigos, ver películas, pasear con el perro…
    “Muchas de esas cosas son gratuitas o cuestan muy poco”, apunta.
    “A veces tendemos a pensar que necesitamos US$1 millón o US$10 millones para ser felices, cuando lo que te hace feliz está frente a ti”.
    Hecha la lista, es hora de calcular cuánto dinero vas a necesitar para hacer esas cosas que te gustan o que crees que serán importantes en los próximos años.
    En este punto Sabatier recomienda no poner la vara muy alta.
    “Si no tienes nada, comienza con US$1.000 o US$5.000, en vez de pensar en la meta final y luego avanza por etapas poco a poco”.
    En cada nuevo nivel que vas logrando, comenta, es bueno preguntarse cómo el esfuerzo por conseguir esa cantidad de dinero está afectando tu vida y cuánta libertad te permite tener.
  2. ¿Qué estoy dispuesto a sacrificar?
    “Todo en la vida es un intercambio en el sentido de sacrificar una cosa para conseguir otra”, argumenta Sabatier.
    “Siempre puedes tener más y más dinero, pero no puedes recuperar tu tiempo”. Visto desde esa perspectiva, agrega, “el tiempo es el recurso más valioso que tenemos”.
    La pregunta esencial, dice, es cuánto de tu tiempo estás dispuesto a sacrificar por dinero y cuánta energía estás dispuesto a invertir.
    En pocas palabras, la clave está en saber cuánto dinero vale una hora de tu vida.
    La otra parte de la historia tiene que ver con el ahorro. En este caso la pregunta es cuánto estás dispuesto a reducir tus gastos para poder ahorrar.
    “Es importante tener claro que cada vez que tienes la oportunidad de ahorrar y no lo haces, estás sacrificando una cantidad futura de tu libertad”, apunta.
    Pero como se trata de un balance, también te puedes hacer la pregunta en el sentido contrario.
  3. ¿Cómo puedo aumentar mis inversiones?
    “La mayor parte de tu dinero debería estar invertido en un índice bursátil”, recomienda Sabatier.
    “Es cierto que mucha gente prefiere invertir en acciones de empresas elegidas por ellos mismos”, cuenta. “He visto inversores que ponen la mitad de su dinero en una sola compañía”.
    “Pero cuando haces eso, incluso aunque las empresa sea exitosa, es muy riesgoso porque siempre hay una posibilidad de que fracase o se vuelva menos competitiva”, explica.
  4. ¿Cómo estoy desarrollando mis habilidades?
    “Tus habilidades son tu moneda del futuro. Cuantas más habilidades desarrolles, más oportunidades tendrás de ganar dinero”, sostiene.
    “Las habilidades que tienes son la mejor manera de predecir cuánto dinero podrás ganar en el futuro”.
    Ahora bien, hay habilidades más demandadas que otras y esas son las que hay que desarrollar, apunta Sabatier. “Esas son las que te van a permitir ganar más dinero”.
    Para desarrollar nuevas habilidades, agrega, no se trata de volver a la universidad para conseguir más grados académicos.
    “Vivimos en una época increíble donde muchas de las habilidades más rentables se pueden aprender en internet gratuitamente”, cuenta.
    “Puedes aprender de todo en Youtube”. Hay ciertos conocimientos básicos que pueden ser útiles en distintas áreas laborales, agrega, como por ejemplo, crear un sitio web, hacer una campaña publicitaria de Google, desarrollar una marca o aprender diseño.
    “Mis fracasos”
    “Yo fracasé mucho al comienzo. Cometí un montón de errores. Inicié dos empresas antes de fundar una que resultó exitosa.
    La primera era una aplicación para celulares. Gasté dinero en cosas y personas que no eran realmente importantes.