Martín Elías Robles

TIEMPOS DIFÍCILES      Qué tal, amigo lector; resulta difícil estarle comentando sobre el tema de la pandemia, pero es necesario enterarnos de la situación tan lamentable por la que estamos pasando los nayaritas; esta tercera ola de Covid-19 está pegando muy fuerte en la entidad, con cifras de casi 400 contagios diarios y bastantes fallecimientos, esto según los registros de la Secretaría de Salud de Nayarit. Oiga, para ser franco, ante el problema, todavía el gobierno estatal no ha presentado una real estrategia que nos indique la manera en que se intentará bajar el índice de contagio; creo sinceramente que ha llegado la hora de tomar al toro por los cuernos y endurecer las medidas a fin de obligar a la ciudadanía a respetar las reglas de sanidad; el tiempo no está para chifletas, hay mucha gente en la calle sin cubrebocas, negocios que no acatan las disposiciones, gente alocada de fiesta, de visita en los centros comerciales con toda la familia, o de paseo en la playa, como si no pasara nada. Esto que está ocurriendo no es un juego, son demasiados los contagios para un estado con tan pocos habitantes, y lo peor es que, como le digo, la inconciencia parece venir de todos lados; ciudadanos que no se protegen, autoridades tibias, estrategias fallidas; hasta pareciera que los gobernantes están dejando que el virus haga de las suyas, que infecte lo que tenga que infectar y que se vaya cuando se tenga que ir; bueno, es sólo una apreciación personal ante el ataque letal del bicho. La muestra más clara de la triste realidad son las noticias que corren de boca en boca sobre familiares y amigos contagiados, de empresas que han disminuido su plantilla de trabajadores porque muchos resultaron afectados de la enfermedad, el cierre constante de dependencias públicas, y ahora la revelación de que los niños también se están contagiando. Vamos de mal en peor. El viernes una persona me comentaba de cómo las combis del transporte público son un serio peligro para la ciudadanía, pues pasan repletas de gente, imagínese si no son un foco de infección; hay taxistas que ni cubrebocas se ponen; en el mercado de abastos los muchachos cargadores no tienen cuidado alguno, no  se protegen, dijera mi tía Prudencia, ni viendo la tempestad se arrodillan. Las noticias que le he comentado sobre el Covid-19 y su variante Delta corresponden al comunicado oficial de salud, pero, ¿cuántas personas se han contagiado sin dar aviso a las autoridades? Amigo lector, ya estamos en semáforo rojo, hay que cuidarnos todos. Qué Dios nos proteja…TODO POR LAS NUBES. No, no me refiero al temporal de lluvias y sus estragos, los tepicenses ya estamos acostumbrados a vivir entre calles, ríos y lagunas, entre baches y basura, me refiero al aumento de todos los productos y servicios. Como si no tuviéramos suficiente con el problema de salud, ahora la preocupación es cómo le daremos de comer a los chiquillos y chiquillas. Subieron las galletas, las sobritas y los refrescos, el atún y la sopa Maruchan, que ya era nuestra canasta básica, porque el huevo, la leche, la tortilla y el frijol, son productos inalcanzables para los mexicanos. Ahora sí que estamos fregados. Por cierto, recién se acaba de dar a conocer que durante este nuevo gobierno federal aumentó la pobreza en México, oiga, la verdad somos los mismos pobretones de siempre, desde hace tres o cuatro sexenios gubernamentales sabemos que en este país existen 50 millones de pobres, y ahora nos salen con qué aumentó la cifra. Y hasta hay un mequetrefe enemigo acérrimo de López Obrador que todas las mañanas en su noticiero de radio asegura que los programas sociales del presidente no son buenos, insinuando que no se ayude a la gente; claro, este locutor sólo obedece las ordenes de sus jefes que seguramente forman parte de la flotilla de empresarios enojados con el presidente Obrador porque les quitó sus privilegios,  y los obligó a pagar sus impuestos. Total que por angas o mangas, todo está enredado. Como dice don Marco Antonio Solís, a dónde vamos a parar… LO DICE EL GOBERNADOR ELECTO MIGUEL ÁNGEL. “Vamos a convertir a Nayarit en la punta de lanza de un nuevo modelo de salud en México” aseguró el gobernador electo, Miguel Ángel Navarro Quintero, quien en compañía del Director General del Instituto Mexicano del Seguro Social, Zoé Robledo Aburto, realizaron un recorrido de supervisión en algunos hospitales de la entidad. Navarro Quintero afirmó que en su plan de salud todos los nayaritas podrán ser atendidos en cualquier hospital público sin importar su afiliación a alguna institución de salud. Qué bueno que el gobernador Navarro atienda este asunto con prontitud, la salud es una prioridad para todos los nayaritas; una buena mancuerna entre su gobierno estatal y el gobierno federal claro que puede ser un modelo a seguir en toda la nación. Las declaraciones del gobernador respecto a todos los rubros que se trabajarán desde su administración, es un compromiso serio, son muchas las cosas que se ha prometido cambiarán para bien, su discurso positivista despierta el interés de la ciudadanía. Navarro Quintero está llamado a ser el hombre transformador en un estado muy deteriorado. robleslaopinion@hotmail.com