A partir de ese momento comenzó la relación con NSO Group

México; miércoles 11 de agosto del 2021/agencias.- En 2011, el empresario mexicano de origen japonés José Susumo Azano Matsura organizó una presentación del software Pegasus al entonces presidente Felipe Calderón y a su secretario de la Defensa Nacional, Guillermo Galván Galván.

La reunión fue revelada en un correo electrónico que envió un vendedor de NSO Group, Eran Resheff, a dos de los fundadores de la compañía israelí: Shalev Hulio y Omri Lavie.

La existencia del mail que forma parte de un litigio en Israel fue revelada en una nota de The Daily Beast y el documento fue obtenido por la Red de los Derechos Digitales (R3D).

La nota firmada por Sett Hettena dice que lo que sea que mostraron en esas juntas funcionó, porque en ese momento se activaron las compras del gobierno mexicano a NSO Group.

Además, un documento confidencial, obtenido durante la investigación internacional Pegasus Project, coordinada por Forbidden Stories y Amnistía Internacional, muestra que justo cuando se realizaban esas reuniones, Shalev Hulio envió a Susumo Azano una presentación con las capacidades que tenía el programa en 2011.

En el documento, creado en abril de 2011 por Omri Lavie y modificado por Shalev Hulio, se exhiben las características de Pegasus en esa época y se recomienda la infraestructura y personal para su operación.

En 2012, el equipo de Carmen Aristegui reveló que la Secretaría de la Defensa Nacional gastó 5 mil millones de pesos en equipo de espionaje. Dentro de las compras constan contratos con Security Tracking Devices, la empresa de Susumo Azano, que en ese momento tenía la licencia para vender el programa espía al gobierno mexicano.

El origen de Pegasus

En Pegasus Project se documentó que México es uno de los principales mercados para la empresa NSO Group, pues en un universo de más de 50 mil números ingresados por sus clientes más de 15 mil correspondieron a México.

Sin embargo, la empresa no ha vendido el programa directamente sino que ha utilizado intermediarios. El primero fue José Susumo Azano con su compañía Security Tracking Devices.

Una vez que terminó el sexenio de Felipe Calderón ascendió otro empresario y fue el turno de Uri Emmanuel Ansbacher Bendrama.

El ciudadano israelí creó una red de empresas en México, Panamá y Estados Unidos para vender bienes al gobierno mexicano, entre las que se incluyó el programa Pegasus.

Tanto en el caso de Susumo Azano y de Ansbacher Bendrama destaca la cercanía de Shalev Hulio, uno de los tres fundadores de NSO Group y principal vocero de la compañía, con las ventas a México.

En notas de prensa difundidas por el departamento de comunicación de NSO Group se presumió que el programa fue clave para atrapar a delincuentes como Joaquín Guzmán Loera.

Sin embargo, desde 2017 con #GobiernoEspía y ahora en 2021 con Project Pegasus se reveló que las intervenciones de comunicaciones alcanzaron de manera central a periodistas, activistas, defensores de derechos humanos, políticos de oposición, entre otros.