AMIGOS Y GRANADA

Por: RIGOBERTO GUZMÀN ARCE

En los últimos días, en este agosto, un verano extraño, tres seres humanos, amigos de tanto tiempo cerraron su ciclo de vida y quedan las memorias de fuego, en los corazones de todos aquellos que los conocimos y compartimos fragmentos de tiempo y espacio. Guillermo Flores Martínez, el famoso Bodoque que después El Pariente, joven con ilusiones salió de su barrio de la mítica calle Zaragoza, para ser flamante chófer de una línea de autobuses de pasajeros, cuando al pasar por primera vez por su ciudad que reaccionaba al mundo moderno, sonó el poderoso claxon por toda la Avenida Hidalgo. Siempre atento, de buen vestir, afable y orgulloso de su oficio. ¿¡Cuántos viajes y regresos en el Pacífico!? Recordando a sus amigos, su gente, su familia. Fue padrino de un sobrino. Era una maravilla escucharlo, excelente conversador, broma única, original. Al tiempo taxista y de los buenos, seguía vistiendo con buenos gustos y su conversación llena de melancolía y esperanzas. ¡Algunas veces le solicitaba el servicio y qué tipo de persona! En otras ocasiones enfrascados en la filosofía y la política local en compañía de su hermano Jesús Flores Martínez. Hace años lo entrevisté para un periódico estatal y esas noches de bohemia, de estilo y de profundidad quedarán como un sueño hermoso que significa creer en la amistad.

Encarnación Nolasco Morelos, Chon para la palomilla y estábamos juntos esperando entrar a los bailes del Apolo XI o en la Discoteque Natos, muy amigo de Dagoberto Hernández Leonor. Así lo conocimos por años. Después emigró a Estados Unidos, era un gusto saludarlo con su pañuelo atado y amiguero de la Colonia Cristo Rey. Al tiempo verlo en su taller de máquinas de coser por la Hidalgo, llegar y conversar, la foto de rigor y entrevistas en vivo. Hace un par de semanas lo entrevisté en Charlas Callejeras afuera de su casa, nunca imaginé que sería la penúltima oportunidad de verlo. Hace días lo vi reparando una máquina. ¡Ánimo Chon!

Guadalupe Ibarra López, Lupe, un hermano del Capi, lo conocimos en la casa de su hermana cerca de La Delegación de la Cruz Roja. Allí discreto viendo que los juveniles jugadores de La Prepa, cantaran, tomaran, discutieran de las pasiones. Siempre con su bicicleta, otras veces sentado viendo los partidos del equipo de sus amores: Vaqueros. Amigo de tanto tiempo de Pepe El Gato Ballesteros, al pasar el saludo de rigor y preguntarle sobre El Capi. Colaborador en el proyecto deportivo del Vaqueros, cuidando, regando el campo 1, atento a los baños y gradas en aquellos momentos de euforia. Así los recuerdo, quise rendirles un tributo aquí, en mi humilde y cotidiano diario para que no los olvidemos nunca.

En el corral de la casa de mi abuela abundaban los árboles, un naranjo, mandarino y limo, también dos de ciruelas diferentes, un higo y un granado. El granado estaba al fondo. Siempre el corral fue el centro de la nostalgia, seguramente mi abuela Lupe así recordaba sus raíces. Todos los nietos como hormigas arriba de los árboles comiendo a diestra y siniestra en tiempos de frutos. Hasta cáscaras con sal. A las granadas mucho caso no le hacíamos, eran pocas las que daba. Estaban ricas. Las conocí en ese tiempo y también por los vendedores de La Meseta, de Rosa Blanca que las traían a vender, aparte de duraznos y carbón.

Ayer en la calle Allende estaba un señor con su pila de granadas, le compré tres por veinte pesos. Me conecté con tantas imágenes de aquellos maravillosos años. En mi guarida, descansando, la fui pelando y lentamente iba abriendo esta baya redonda con capas como si fueran celdillas de colmenas y con cuidado quitaba el recubrimiento frágil como papel. Se me iban cayendo algunos granos rojos, volví a saborear lo agradable y dulce, un fruto antiguo de Persia hasta el Himalaya, algunas culturas lo conocían como fruto del amor y fertilidad, ¡caramba! Así en calma completé la ceremonia de la delicia. Por curiosidad busqué las bondades de este fruto y resultó una maravilla. La naturaleza nos otorga regalos como esta granada que es como besar los labios de mujer bonita, sensual y enamorada.