*El sujeto que amenazaba con tener una bomba en su vehículo cerca del capitolio, se entregó a la policía

EE.UU; jueves 19 de agosto del 2021/agencias.- Un hombre que afirmó tener una bomba en una camioneta cerca del Capitolio de Estados Unidos se entregó a la policía el jueves, tras un altercado que paralizó una zona de Washington durante más de cinco horas.

El jefe de la Policía del Capitolio, J. Thomas Manger, dijo a periodistas que el hombre, identificado como Floyd Ray Roseberry, aparcó su vehículo en una acera frente a la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos hacia las 09:15 de la mañana local y dijo a un agente que se le acercó que tenía una bomba mientras sostenía lo que parecía un detonador.

La policía cerró las calles y evacuó los edificios cercanos mientras negoció con Roseberry durante varias horas.

“Se rindió y no se resistió y nuestra gente pudo detenerlo sin incidentes”, dijo Manger, quien señaló que Roseberry tenía problemas, incluyendo la reciente pérdida de familiares.

La policía no dijo si tenía explosivos.

Un vídeo difundido en Facebook mostraba a Roseberry, un hombre blanco calvo con perilla, hablando dentro de una camioneta negra aparcada en una acera.

“La revolución está en marcha, está aquí”, dijo en el vídeo, mientras parecía sostener un gran bote de metal en su regazo. “Estoy tratando de llamar por teléfono a (el presidente de Estados Unidos) Joe Biden”.

Su exesposa, Crystal Roseberry, dijo a Reuters que él había sido diagnosticado con esquizofrenia y que la había amenazado con armas de fuego en el pasado. Se divorció de él hace unos ocho años.

“Está loco. Nos apuntó con un arma a mí y a su hermana y me disparó numerosas veces”, dijo la mujer.

Los agentes federales allanaron la casa de Roseberry en Grover, Carolina del Norte, durante el enfrentamiento.

Los vecinos dijeron que Roseberry hacía estallar explosivos en su patio y perturbaba a los cazadores de ciervos disparando su arma repetidamente.

“No quería que nadie matara a ningún ciervo”, dijo a Reuters el vecino Wayne Davis.

En Washington, la policía bloqueó las carreteras que rodean el complejo del Capitolio mientras los bomberos y los camiones de rescate se dirigían a la zona. Los edificios cercanos, incluido el Tribunal Supremo de Estados Unidos, fueron evacuados.