Los talibanes habían prometido respetar los derechos

Afganistán; viernes 20 de agosto del 2021/agencias.- Pese a que el grupo talibán había prometido no ejecutar una cacería de detractores, colaboradores del régimen anterior y respectar los derechos de la mujer, medios locales de Afganistán revelan que el grupo ya asesinó a una mujer que se negó a obedecer las restricciones sobre cubrir su cabeza y rostro con una burka.

Según la información disponible, la mujer fue baleada por un grupo identificado como perteneciente al grupo talibán.

El Burka es una indumentaria creada para que las mujeres puedan cubrir su cabeza y su rostro, según las reglas del islam radical.

Los talibanes prometieron recientemente que llevarán una doctrina religiosa más moderna, permitiendo más derechos a las mujeres, en la realidad se reporta que muchas leyes y tradiciones antiguas han sido retomadas en el país.

Hace 20 años que los talibanes fueron sacados del poder en Afganistán, en esos años el grupo mantenía duras reglas que reprimían a la mujer y las colocaba por debajo de los hombres respecto a leyes y derechos.

En redes sociales se puede ver a la mujer bañada en un charco de sangre, mientras algunos familiares intentan desesperadamente reanimarla.

Medios internacionales como Fox News confirmaron los hechos y difundieron uno de los videos que muestran el asesinato.

Talibán mata a familiar de reportero de televisión alemana
La televisora pública alemana Deutsche Welle informó el jueves que el Talibán mató a tiros a un familiar de uno de sus reporteros en Afganistán e hirió gravemente a un segundo familiar.

La televisora dijo en un comunicado que milicianos talibanes estaban buscando a su reportero y allanando viviendas en el oeste de Afganistán. Agregó que otros familiares consiguieron escapar.

Deutsche Welle dijo que el reportero, cuya identidad no fue revelada, está ahora en Alemania, donde sigue trabajando. La televisora no dio más detalles sobre los familiares baleados ni dijo dónde exactamente ocurrió el incidente.

El director de Deutsche Welle, Peter Limbourg, condenó enérgicamente el asesinato, diciendo que “el asesinato de un familiar cercano de uno de nuestros periodistas en Afganistán por parte del Talibán es increíblemente trágico y una prueba del peligro inminente al que todos nuestros trabajadores y sus familias están expuestos en Afganistán”.

Añadió que “el Talibán obviamente está realizando una búsqueda organizada de periodistas en Kabul y las provincias. Se está agotando el tiempo”.

Limbourg agregó que las viviendas de al menos otros tres reporteros de Deutsche Welle fueron allanadas por el Talibán en días y semanas recientes.