*En la puerta principal del aeropuerto de Kabul la gente corre porque los talibanes sacan el látigo y golpean al azar

Afganistán ; miércoles 25 de agosto del 2021/agencias.- Los talibanes siguen intratables ante la evacuación del aeropuerto de Kabul.

Los nuevos amos de Afganistán reiteraron el martes su negativa a posponer la retirada de las fuerzas estadounidenses el 31 de agosto.

Según su portavoz, Zabihulla Mujahid, sólo se permitirá salir del país a los extranjeros. Los civiles ahora temen lo peor.

Se trata sobre todo de un mensaje a la comunidad internacional. No cambia nada para la mayoría de los afganos que vemos aquí, porque esto es lo que han estado viviendo durante los últimos diez días, informa el enviado especial de RFI en Kabul, Vincent Souriau.

Después de haberlos visto en acción hace unos minutos, nadie quiere atravesar estos obstáculos talibanes, y menos cuando se tiene un bebé en brazos, porque no tienen límites.

Así que en la puerta principal del aeropuerto tuvimos que correr porque sacaban el látigo y golpeaban al azar. Hay demasiada gente, no saben gestionar y no quieren estar ahí para mantener el orden… así que lo bloquean todo y se enfadan rápidamente.

Vemos docenas, cientos de personas que tienen pasaportes extranjeros, pasaportes británicos por ejemplo. Los muestran, los agitan. Estos pasaportes son su vida pero no pueden pasar, se les impide hacerlo y nadie va a venir a buscarlos porque es demasiado peligroso. Porque las tropas extranjeras están dentro del aeropuerto y no salen. Esto significa que miles de personas, quizás decenas de miles, que tienen papeles occidentales, que tienen visados, que se han gastado todo para venir a Kabul, todas estas personas serán abandonadas a su suerte.

Este es el caso de esta activista de los derechos civiles, contactada por Justine Maurel, del servicio internacional de RFI. Originaria de Kandahar, lleva cinco días bloqueada frente al aeropuerto, donde los talibanes le impiden la entrada: “Me golpean con palos en la espalda. Les dije varias veces que soy una activista de los derechos civiles y que mis familiares están esperando en el aeropuerto.

“Les dije: ‘sólo comprueba mis papeles. Si son falsos, estoy segura de que no me dejarán en el aeropuerto’. Pero no revisan mis papeles. Aceptan sobornos de pastunes que no tienen identificación, que ni siquiera hablan inglés, que vienen de zonas remotas, y los dejan entrar en el aeropuerto.

“Otras comunidades, como los hazaras, los turcomanos, los uzbekos y los tayikos, no pueden entrar en el aeropuerto. Es seguro que los activistas de los derechos de las mujeres, los activistas políticos, serán asesinados por los talibanes porque en este tipo de crisis, nadie tiene derechos. Y estos visados, estas ciudadanías, forman parte de los derechos de las mujeres políticas, de las defensoras de los derechos de las mujeres, de las que están directamente amenazadas por los talibanes”, subraya.