*Productores acuícolas de la zona sur del estado, denuncian los atropellos que vive la encargada del laboratorio de La Chiripa, por parte del Presidente de CESANAY y la gerente, solo porque no se presta a sus corruptelas

Por: Mildra Benítez Robledo 

Tepic, Nayarit.- Jueves 09 de septiembre del 2021.- Productores acuícolas de la zona sur del Estado, denuncian que el desempeño del presidente del Comité Estatal de Sanidad Acuícola del Estado de Nayarit (CESANAY),Miguel Olguín y de la gerente, Verónica Aguilar,  deja mucho que desear,  puesto que a su antojo quieren correr y remover a los trabajadores que no aceptan su corrupción.

Los quejosos, señalaron que Es por ello que han enviado una serie de oficios desde inicios de este mes de Septiembre, al C.L.C.A. Hassan Nevárez Cuen, representante Estatal Fitosanitario y de Inocuidad Agropecuaria y Acuícola  en Nayarit, haciendo de su conocimiento la serie de atropellos y acosos laborales que están sufriendo personal de la instancia, en particular la maestra en ciencias y encargada del laboratorio de La Chiripa, en el municipio de San Blas, Alicia Estrada Pérez, quien además realiza labores como profesional de campo.

Los inconformes indicaron que Alicia Estrada, ya tiene alrededor de cuatro años trabajando en CESANAY en el laboratorio de La Chiripa, tiempo en el cual se ha desempeñado con total rectitud y honestidad, pero sobre todo atenta a la problemática de los productores acuícolas y que hoy por esa persecución y acoso laboral en su contra la están removiendo por caprichos de estos personajes, hasta el Valle de la Urraca, esto para disfrazar su despido, subrayando que ellos no tienen la autoridad para removerlos de lugar, dado que cuenta con un contrato laboral para ese lugar, por lo que exigen la intervención de Hassan Nevárez Cuen, para que pueda resolver dicho problema y pare la persecución y acoso laboral.

Para concluir, los agricultores añadieron que dicho acoso y hasta cierto punto violencia política de género contra la responsable del laboratorio de La Chiripa, les han recordado a estos servidores que están tipificados con delitos penales, a lo que ellos han referido con burlas, asegurando que en CESANAY, son ellos quienes mandan y ordenan, y que no tienen miedo de que vayan a denunciarlos ante las autoridades o ante los mismos grupos feministas.