NAVARRO QUINTERO: POR UN NUEVO NAYARIT

     Por: Martín Elías Robles

Qué tal, amigo lector; desde ayer Nayarit tiene un nuevo gobernador, ha llegado al poder el Doctor, Miguel Ángel Navarro Quintero, quien ya gobierna la tierra Cora, y lo hará, como anteriormente se acostumbraba, por un periodo de 6 años (2021-2027). Sin duda, el mandatario es un hombre preparado, culto, que ha tenido a su cargo importantes puestos públicos, destacando su desempeño como Delegado Estatal del ISSSTE, y Secretario de Salud en Nayarit. En el terreno político ha sido Diputado Federal en dos ocasiones, y Senador de la República también por dos periodos. Bien dicen que el que persevera alcanza; el médico con especialidad en Gineco-obstetricia, intentó en tres ocasiones obtener la gubernatura, hasta que lo logró a través del partido MORENA que en alianza con los partidos PT, PVEM, y PANAL, alcanzó no sólo el triunfo de la gubernatura, sino prácticamente todas las candidaturas que estuvieron en juego durante la pasada contienda electoral, esto tras el efecto de popularidad que consiguió Navarro Quintero. El doctor, desde su  candidatura, su contundente triunfo electoral, y hasta el día de ayer en que se convirtió de manera oficial en el Gobernador Constitucional del Estado Libre y Soberano de Nayarit, ha significado para miles de nayaritas una esperanza de  progreso, de bienestar social, de entendimiento político; su mensaje franco, directo y alentador, ha llegado fuerte al oído y a la conciencia de los nayaritas que  vivimos apabullados y engañados por los anteriores gobiernos faltos de compromiso y seriedad, gobernantes que en su momento llegaron para pulverizar las ilusiones de progreso de un pueblo realmente necesitado. Hoy Nayarit, con Navarro Quintero, ve de otra manera hacia el horizonte; hay la confianza en que los rubros gubernamentales serán atendidos con respeto y sentido humano, así lo ha hecho saber el gobernador en cada rancho, en cada pueblo, en cada ciudad de nuestro estado. Claro que el esfuerzo para la reconstrucción, el desarrollo y el progreso debe ser mutuo, los nayaritas también jugamos un papel muy importante en el proyecto de un nuevo estado, hay que trabajar duro, cumplir con nuestro deber ciudadano, acatar las leyes, entender que una sociedad unida y comprometida siempre obtiene buenos resultados. Ciertamente, amigo lector, Roma no se hizo en un día, hay un camino sinuoso y largo por transitar; bien lo sabemos, el estado está quebrado, hay un desastre en todo; reacomodar el engranaje para que funcione la maquinaria gubernamental no será una tarea fácil, por eso el doctor Miguel Ángel desde antes de tomar posesión, estuvo trabajando, gestionando, apalabrando con dependencias y funcionarios, abriendo espacios, buscando soluciones  tanto en el ámbito federal como en el terreno estatal; con la iniciativa privada, con los organismos sociales, las corporaciones y los sindicatos. Ojalá todo resulte como esperamos. Démosle pues la bienvenida a este nuevo gobierno que encabeza el doctor, Miguel Ángel Navarro Quintero; que tenga mucho éxito, para que Nayarit renazca y vuelva a ser el estado feliz y bullanguero; el lugar ideal para el turismo, el refugio del campesinado, la casa de la cultura, del deporte;  el recinto de la educación, el resguardo de la Salud, el remanso del pueblo, de la gente más necesitada; el progreso del empresario, y el proyecto positivo de las grandes edificaciones…  EN UNA CASA DE EMPEÑO. Era una tarde del mes de diciembre; el tiempo estaba muy frio, oscurecía, y ningún parroquiano asomaba por la puerta de la casa. Iba yo a cerrar para arreglar mis cuentas cuando entró una niña pequeñita como de seis años, vestida muy pobremente, y que se acercaba como vacilando y con timidez al mostrador. Me causó compasión instintivamente, y como no alcanzaba para hablarme, me incliné sobre la mesa para verle la cara. – ¿Qué quieres? -Le pregunté. -Nada. -Cómo nada. Pues entonces ¿a qué vienes? -Porque mi papá y mi mamá están enfermos en la cama, y no han comido en todo el día porque no tenemos, y yo vengo a empeñar. -¿Vienes a empeñar? ¿Qué traes para empeñar? Y ella entonces sacó de debajo de un viejo y destrozado rebocillo con que se cubría, un objeto pequeño, que me presentó con una especie de orgullo, al mismo tiempo que de dolor, y como quien sacrifica una riquísima alhaja, diciéndome: -Pues vengo a empeñar mi muñeca. Era una muñeca vieja y maltratada, que seguramente no valía un peso. Comprendí todo lo que pasaba en el corazón de aquella niña; el valor tan grande que daba a su muñeca; el doloroso sacrificio que hacía por sus padres al empeñarla, y la esperanza tan lisonjera de obtener por ella una gran suma. Y ¿qué hizo usted? -Le pregunté a Granier. -Pues sentí un nudo en mi garganta. Y, sin poder hablar, le di a la niña cinco pesos y le devolví su muñeca, y me quedé llorando como un tonto sobre el mostrador. Granier era un francés de buen corazón, que se había establecido en México abriendo una casa de empeño, y que refiere esta verídica historia al Gral. Riva Palacio… LAS BARBARIDADES DE MEGACABLE. De plano qué mal servicio dan en la empresa Megacable. Todos los días fallan, y no hay una autoridad que los meta en cintura, pero para cobrar son buenos. robleslaopinion@hotmail.com