Casi para terminar su gestión en la gubernatura de Nayarit (2017-2021) y, motivado por la invitación del presidente a su gabinete, Antonio Echevarría García declara lo siguiente: “En mi gobierno no hubo corrupción y nadie se basificará aprovechando el puesto”. Pero los hechos dicen otra cosa.

En ese tiempo de 4 años que duró el gobierno de Toño Echevarría, le entregó al cacicazgo de la Sección 20 del SNTE toda la Educación de Nayarit. Aníbal y Gerardo Montenegro Ibarra impusieron en los Servicios de Educación Pública del Estado de Nayarit (SEPEN) y en la Secretaría de Educación (SE) estatal a sus alfiles, a quienes les ordenaban entregar a sus preferidos, plazas y contratos aunque no los trabajarán. Eso sucedió con 13 plazas de Tiempo Completo, Medio Tiempo y Plazas de Horas en la Unidad UPN-181 de Tepic; las cuales fueron entregadas y basificadas a gente que comulga con el cacicazgo de la 20 sin haber presentado concurso de oposición, como lo marca el Reglamento de la Universidad Pedagógica Nacional. En esta aberración tuvo que ver mucho el nepotismo del Coordinador de Instituciones Formadoras y Actualizadoras de Docentes (CIFAD), el Dr. Pedro Aurelio Sánchez Chávez, cuyo saber más prominente es servirle al cacicazgo.

Dichas plazas fueron otorgadas con la anuencia y firma de la directora de la Unidad 181, Rosaura Inda Ramírez. Los beneficiados aparecen en la nómina y cobran; algunos de ellos nunca han estado frente a grupo, pero de todos modos cobran. Es decir, tienen otros trabajos a los cuales probablemente se presenten, pero en UPN-181 nada más aparecen en la nómina y cobran la plaza asignada. En la educación nayarita no se ha terminado la corrupción, sigue siendo fomentada por el cacicazgo y por las autoridades educativas que van en contra del proyecto del presidente Andrés Manuel, del magisterio y de la sociedad nayarita.

Presento una nómina donde están varios favorecidos del cacicazgo y donde todavía aparece la ahora flamante magistrada hija del Secretario de Gobierno, Antonio Serrano Guzmán; la cual nunca fue a trabajar pero descaradamente cobró la plaza que le consiguió su papi.

Como podemos mirar, los líderes del cacicazgo han engañado por décadas al magisterio nayarita; siendo selectivos y favoreciendo a sus amantes, amigos y familiares y, violando la participación por igual a todos sus agremiados.

En Mesa de El Nayar ocurre algo ominoso; la directora de UPN tiene trabajando a maestros indígenas por contrato; a ellos no les dio plaza, porque las plazas fueron otorgadas a quienes el Secretario de Gobierno le indicó.

A unas horas de que Miguel Ángel Navarro Quintero asumuiera el Gobierno de Nayarit y todavía no se sabía quién llegaría a la dirección de los SEPEN. La persona que asuma esa dirección será el parteaguas del bien y el mal de la educación nayarita; Navarro tendrá la decisión de seguir con el viejo esquema caciquil o, cambiar el rumbo para bien del magisterio nayarita. Pero también, de fortalecer a las escuelas formadoras de docentes atajando lo malhecho y, convocando a concursos de oposición para dar apertura a todo el magisterio.

En las escuelas formadoras de docentes se necesita una buena auditoría que detecte desvíos y aberraciones.

Sé que a varios no gustará mi escrito, no obstante, espero que mi opinión no sea demasiado tarde; porque es un hecho que los profesores de UPN-181 piden que las plazas se regresen a como estaban, se concursen y se continúe con los procesos de promoción.

Apostador de Cuacos